Economía

Las exportaciones de aceite de oliva español a China se multiplican por 150 en 15 años

A pesar de este aumento, solo representa el 0,3% de todas las importaciones de aceite de China, donde se consumen los de palma, coco, girasol y soja

El chef chino Wang Yuchong cocina platos orientales con aceite de oliva español
El chef chino Wang Yuchong cocina platos orientales con aceite de oliva español - PABLO M. DÍEZ
PABLO M. DÍEZ Corresponsal En Pekín - Actualizado: Guardado en:

Aunque está muy alejado de su dieta oriental, el aceite de oliva se va abriendo camino en China, cuyo extraordinario crecimiento económico ha propiciado la aparición de una clase media con unos gustos cada vez más internacionales. En los primeros años de este siglo, las exportaciones de aceite de oliva español a tan gigantesco país apenas llegaban a las 160 toneladas. En 2015 superaron las 25.000 toneladas, 150 veces más en solo tres lustros. Fuera de Europa, China es ya, tras Estados Unidos y Japón, el tercer mayor mercado para el aceite de oliva procedente de España, donde es líder absoluto al copar casi el 80 por ciento de las importaciones totales de este producto, que ascendieron a 33.000 toneladas. Dichas ventas, que se dividen a partes iguales entre marcas envasadas y a granel, reportaron 122 millones de euros a las 250 empresas españolas que ya han dado el salto al mercado chino, un cuarto del millar de firmas exportadoras con que cuenta este importante sector. Hasta junio, las importaciones chinas de aceite español habían vuelto a aumentar un 7,5% con respecto al año pasado al situarse en 10.527 toneladas.

Sin embargo, el aceite de oliva solo representa el 0,3% de todas las importaciones de aceite que lleva a cabo cada año China, que suman diez millones de toneladas y están lideradas por los de palma y coco procedentes de Malasia e Indonesia (siete millones), el de soja que viene de Brasil y Argentina (un millón) y los de colza y girasol que le suministran Canadá y Ucrania (1,5 millones). Junto a los de producción nacional, los chinos consumen al año más de 30 millones de toneladas de aceites vegetales, con una alta ingesta media que llega a los 22 litros por habitante (frente a los 13 de España, por ejemplo). Según cifras oficiales de las aduanas, el valor de las importaciones chinas de aceite asciende a 8.000 millones de euros, lo que supone un lucrativo negocio que aún tiene un amplio margen de crecimiento para el de oliva. Con una producción anual de 1,4 millones de toneladas, España exporta a 160 países la mitad de todo el aceite de oliva que se toma en el planeta.

Para seguir promocionando su consumo, el Ministerio de Agricultura y la Interprofesional del Aceite de Oliva de España han lanzado este viernes en China la campaña “Nacidos en el mundo, admirados en el mundo”. Dicha iniciativa, que ha pasado ya por Estados Unidos, Japón, Rusia y Australia, tiene como embajador a Rafa Nadal, quien precisamente está jugando estos días el Open de tenis de Pekín. Además, la chef y bloguera china Jade Lin, experta en gastronomía, ha preparado con aceite de oliva español dos recetas típicamente orientales, como las almejas con salsa de ostras y chile y el repollo con soja.

“China es una historia de éxito para nuestro aceite de oliva, que es cada vez más conocido en este país”, se congratuló el consejero jefe de la Oficina Económica y Comercial de España en Pekín, Sergio Pérez, durante la presentación de la campaña, que tuvo lugar en el Centro Nacional de Tenis pero quedó deslucida por la lluvia. A su juicio, “las expectativas para el aceite de oliva son muy buenas porque China es un gran consumidor, pero el reto consiste en desplazar a otros aceites más populares como el soja o el de girasol”.

La cuestión es, como casi todo en la vida, un asunto meramente económico, ya que dichos aceites son mucho más baratos que el de oliva. Mientras este llega a costar en los supermercados chinos hasta 12 euros el litro, los otros están en torno a 0,75 euros. Como es difícil competir con rivales así, la directora de Mercadotecnia de Aceites de Oliva de España, Raquel Díaz, apeló a sus “valores saludables, ya que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares”. Con esta campaña de promoción en Pekín y Shanghái, el objetivo es introducir el aceite de oliva en la dieta china.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios