Los expertos descartan que el precio del petróleo se dispare a medio plazo por Irán

España importó de Irán hasta marzo el 8,34% del total del crudo que llegó a nuestras refinerías

MadridActualizado:

Los precios del petróleo Brent, de referencia para Europa, llevan un mes por encima de los 70 dólares el barril, nivel que no repetía desde 2014. Ayer subió un 3% y cerró a 77,21 dólares. Desde que empezó el año, ha subido un 15%.

Sin embargo, los pronósticos que hacen los expertos y analistas consultados por este periódico descartan que los precios del crudo registren un fuerte y rápido aumento por las nuevas sanciones a Irán. Mientras, los carburantes están en España en máximos desde el verano de 2015 y seguirán al alza a corto plazo arrastrados por el petróleo.

Esta República Islámica produce unos 3,9 millones de barriles diarios de crudo y si finalmente se concretan las sanciones, que entrarían en vigor en noviembre próximo, su producción podría verse reducida en menos de 500.000 barriles.

Este teórico desequilibrio en los mercados sería rápidamente corregido, bien por Arabia Saudí, bien por el resto de productores. Así lo confirmó ayer el Ministerio de Energía, Industria y Recursos Minerales de Arabia Saudí: «El Reino trabajará con los principales productores y consumidores dentro y fuera de la OPEP para reducir los efectos de la escasez de suministros».

El objetivo de Arabia Saudí, enemigo acérrimo de Irán, es mantener la oferta de crudo en los mercados internacionales para conseguir que sus precios se mantengan al alza. Sin embargo, esta maniobra se puede volver contra la propia OPEP y sus socios (Rusia, México, etc...), ya que cuanto más elevados son los precios del petróleo más rentable es la industria del «fracking» en Norteamérica, lo que provoca un exceso de oferta en los mercados y el consiguiente descenso de los precios.

En cualquier caso, las sanciones de EE.UU. a Irán perjudicará mucho más a su industria petrolera, la cual, sigue siendo muy obsoleta después de los años de embargo. Cuando se levantaron las sanciones internacionales hace más de dos años, diversos estudios cifraron en unos 200.000 millones de euros las inversiones necesarias en las infraestructuras de hidrocarburos (petróleo y gas) para poner en el mercado las ingentes reservas que tiene esta república del Golfo. Cabe recordar que Irán cuenta con una de las mayores reservas de petróleo y de gas de todo el mundo y que no puede ponerlas en valor por sus deficientes infraestructuras.

Precisamente, este fue uno de los objetivos de varias empresas españolas, como Técnicas Reunidas, Tubos Reunidos, líderes mundiales en la construcción y modernización de refinerías y plantas químicas e industriales. Sin embargo, su presencia en Irán es todavía testimonial.

La actividad que sí que ha crecido notablemente desde 2016 es la importación de petróleo. En el primer trimestre de este año, España ha importado de Irán 1,416 millones de toneladas -un 67,4% más que en el mismo periodo de 2017-, lo que supone el 8,34% del total (16,977 millones), según datos de CORES. En 2017 fueron 4,38 millones (6,6% del total). En 2010 alcanzó los 7,67 millones de toneladas.

Si dentro de unos meses se produjera un embargo de petróleo a Irán, no sería un problema para nuestro país, ya que importa unos 25 tipos de crudo de unos 16 países distintos, por lo que no sería complicado buscar otros suministros. Esta situación ya se dio entre 2012 y 2015, con el anterior embargo.