Economía

Los expertos abogan por acabar con el rescate autonómico

La Fundación Internacional Olof Palme y Fedea defienden desmontar el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y converger la financiación de País Vasco y Navarra al del resto de regiones

El director de Fedea, Ángel de la Fuente
El director de Fedea, Ángel de la Fuente - MAYA BALANAYA

El Gobierno encara el próximo año con la reforma de financiación autonómica en el horizonte, la madre de las batallas políticas que abrirá grietas entre Ejecutivo, partidos y comunidades. La Fundación Internacional Olof Palme y Fedea han presentado esta mañana una unas líneas generales alumbradas por un buen número de expertos que se reunieron en la localidad catalana de S’Agaro hace unos meses. Todos ellos concuerdan en la necesidad de acabar con el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que durante la crisis ha inyectado mas de 200.000 millones de euros en prestamos baratos del Estado a las autonomías, que tenían cerrados los mercados por su difícil situación económica.

El fin de los fondos de rescate autonómico se hará de forma gradual, “con mucho cuidado” como detalla el informe presentado esta mañana. Donde no hay acuerdo es en la necesidad de que la reforma de la financiacion autonomica incorpore una condonación de estos préstamos que adeudan las regiones al Estado. Algunos lo defienden como forma de inyectar recursos, otros no.

Los expertos también defienden converger la financiación foral de País Vasco y Navarra con la del resto de regiones. Estas dos autonomías disfrutan de un régimen en el que no aportan nada a la solidaridad regional pese a ser dos comunidades comparativamente ricas, por lo que se quedan con todo lo que ingresan en base a derechos históricos. Los economistas no apuestan por desmontar el concierto navarro y el cupo vasco, pero sí proponen modificar su cálculo de forma que poco a poco el sistema sea, de facto, como el de régimen común. «La convergencia ha de hacerse de forma gradual sobre un periodo largo, seguramente de varias décadas», desgrana el documento.

Como fuere, la Fundación Olof Palme y Fedea reclaman que el sistema sea mas transparente y menos arbitrario sin implicar cambios en la carta magna. “No nos hemos metido en la reforma de la Constitución”, ha advertido la presidenta de la fundación, Anna Balletbó.

Otro de los acuerdos casi unánimes entre los expertos es que se mantenga el principio de ordinalidad, esto es, que las comunidades que más recauden sean las que tengan una mejor financiación. Lo que se defiende es que la diferencia entre la comunidad mejor y la peor financiada sea pequeña, pese a que se respete este principio. Al mismo tiempo, los expertos apuestan por un equilibrio verticual. «Tenemos que introducir algún elemento que mantenga cierto equilibrio entre administraciones para que tengan niveles parecidos para atender sus necesidades de gasto», apuntó el director de Fedea, Ángel de la Fuente.

El presidente de la Cámara de Comercio, Josep Luis Bonet, también presente en el acto, ha criticado las diferencias de imposición entre comunidades. «No me parece justo que haya españoles que pagan impuesto de Patrimonio y Sucesiones y otros no», ha afirmado. Bonet también ha lamentado la inminente eliminación de deducciones en el Impuesto de Sociedades que va a aprobar el Ministerio de Hacienda. «España se juega su adaptación a la globalizacion. No se tienen que reducir incentivos sino crear mas», ha reseñado.

De la Fuente, ha señalado que todos están de acuerdo en hacer que las autonomías tengan más responsabilidad fiscal y que participen en la gestión de los impuestos. Sin embargo, el informe refleja que los economistas no han consensuado qué tributos corresponderían a las regiones en este nuevo reparto. Los detalles quedan abiertos a la ardua negociación política.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios