Economía

«Esperamos que España vuelva a ser el primer inversor en Argentina»

Entrevista al ministro de Producción de este país sudamericano, Francisco Cabrera

El ministro, de frente, en una reciente reunión en Buenos Aires con representantes de EE.UU
El ministro, de frente, en una reciente reunión en Buenos Aires con representantes de EE.UU - EFE

Argentina está cambiando. Mauricio Macri cumple un año de Gobierno y Francisco Cabrera, ministro de Producción, cuenta con una amplia experiencia en el sector privado y sabe de la importancia de la inversión extranjera para el país en este momento. Y en este cambio de modelo, las empresas españolas pueden jugar un papel determinante.

Recientemente tuvo un encuentro con la patronal española para promocionar la inversión en Argentina. ¿Qué conclusiones ha sacado de su visita a España?

—Hemos transmitido que ha habido un cambio muy importante en Argentina. Es un país que se está integrando en el panorama internacional, tanto desde el punto de vista macroeconómico como el comercial. Estamos en un proceso de recibir inversión y España tiene en este ámbito una ventaja añadida, que conoce nuestro país.

¿En qué sectores de la economía argentina están mostrando más interés las empresas españolas?

—Muchas compañías españolas ya están integradas en Argentina y otras están en procesos de invertir. Un ejemplo claro es el del Banco Santander, que compró el negocio de banca minorista de Citi Bank en Argetina. Gracias al plan de infraestructuras, a corto plazo las operaciones más relevantes se darán en este sector, donde España es un país protagonista a nivel mundial. En servicios de ingeniería y de valor agregado también hay muchas oportunidades.

La expropiación de YPF, filial de Repsol, por el Gobierno de Kirchner en 2012 trastocó las relaciones bilaterales entre ambos países. ¿Está olvidado este episodio?

—Tuvimos efectos muy negativos en nuestras relaciones por ese episodio. Nuestro equipo no estuvo al cargo pero sí contábamos con legisladores y todos votaron en contra de esta medida. El problema está totalmente superado y Repsol puede volver a Argentina como cualquier otra empresa.

¿Qué tipo de relación comercial tendrán Argentina y España?

—Firmamos un tratado con el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, para profundizar en el acercamiento económico entre ambos países. Durante muchos años fue el principal inversor en Argentina y esperamos que pueda recuperar esa posición.

¿Qué impacto ha tenido la recesión de Brasil en la economía argentina?

—En los tres últimos años el PIB de Brasil ha caído un 10%, una situación que ha tenido una gran relevancia para la industria argentina y las economías regionales del país. Sin embargo, numerosos analistas y bancos independientes han destacado que en 2017 Brasil crecerá entre un 1 y un 1,5%. Además, la moneda brasileña se ha revalorizado, lo que pone a Argentina en buena posición.

¿Por qué se está demorando la recuperación de Argentina?

—Está siendo un cambio secuencial. Primero había que hacer los deberes macroeconómicos, ordenar el sector externo y lograr recuperar el crédito. Una vez dado este paso necesitábamos generar inversiones extranjeras, para lo que hemos creado la Agencia Argentina de Inversiones. Además está en marcha el plan de infraestructuras. En 2017 se verán los primeros frutos de estas medidas.

Una de las primeras propuestas de su Gobierno fue devaluar el peso. ¿No ha generado más inflación?

—Fue una situación compleja en términos de expectativas porque había una falta muy importante de divisas. Pudimos hacer este cambio con pocas divisas en el banco central y una Argentina en «default», sin posibilidad de acceder al crédito. Efectivamente, si no hubiera habido una credibilidad en el Gobierno la inflación se habría disparado, pero la población creyó en nosotros y hemos podido salir de esta particular crisis.

¿En qué nivel cerrará el año la subida de precios?

— Cerca del 26%. Al inicio los precios se dispararon al devaluar nuestra divisa, cerrando 2015 cerca del 38%.

La eliminación de los subsidios a la energía ha sido cuestionada porque ha disparado los precios.

—Había muchos subsidios mantenidos durante años. Esto ha provocado una falta de inversión en hidrocarburos. Pero hemos puesto en marcha una tarifa social que a la población con bajos ingresos le garantiza la energía.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios