Las empresas se suman a la fiebre de las criptomonedas

Pese a su volatilidad, las firmas empiezan a apostar por estos productos como modo de financiación o pago

MADRIDActualizado:

Kodak ha sido una de las últimas empresas en crear su propia criptomoneda para pagar los derechos de imagen a sus fotógrafos, y vio como sus acciones subían hasta un 125% en cuestión de minutos. Home Meal, propietaria de la cadena de restaurantes Nostrum, ha sido la primera empresa en España en lanzar una moneda virtual. Desde que el bitcoin apareciese en el 2008, podemos encontrar en el mercado más de 1.400 criptodivisas, un mundo al que le rodean todavía muchas incógnitas, pero que sigue creciendo y se va consolidando. Las empresas han descubierto con ellas una nueva forma de financiarse. «Nos va a acompañar los próximos años. Hay que hablar con mucha precaución pero tengo cada vez menos dudas de que las criptomonedas van a cambiar mucho el actual sistema», explica a Empresa Luis Garvía, profesor de Finanzas en ICADE Business School.

Recuerda que en los primeros años el uso del bitcoin estuvo asociado al comercio ilegal, «es lo que lo mantuvo», pero ahora la realidad es diferente. Con el tiempo, dado el potencial del sistema, fueron apareciendo nuevas criptomonedas. «Unos especulan con ellas y otros creen que tienen capacidad de depósito de valor y con este razonamiento hay que ser muy cauto», alerta el docente. «Algo que se ha valorizado tan rápido en un año no debe sorprender a nadie que caiga a la misma velocidad», añade. En el 2017 el valor del bitcoin alcanzó un máximo histórico de 20.000 dólares por unidad pero en el último mes se ha desplomado casi un 50%.

La falta de una regulación que acompañe a estos productos es la gran preocupación de las compañías

El bitcóin no tiene existencia física, sino que se basa en tecnología blockchain y se intercambia en plataformas específicas de Internet. Para el profesor Garvía, «el bitcoin, el ether y monero son tres criptomonedas que claramente pueden ser consideradas dinero. Recuerda que un token es un derecho digital, que sólo existe en Internet y cada criptomoneda está compuesto de tokens (sus unidades más pequeñas e indivisibles).Al hablar del bitcoin, «este sistema tiene importantes limitaciones (lento y comisiones) además de consumir mucha energía» mientras que el token asociado con Ether funciona sobre un sistema diferente: ethereum, «mucho más flexible y además más eficiente. Sobre la red ethereum, cualquier usuario puede crear nuevos tokens, e intercambiarlos con otros usuarios».

Sin regulación

Analizando esta realidad encontramos «un potencial de cambio impresionante», y cree importante subrayar que «se ha creado confianza en la tecnología». Por eso afirma que si la propuesta de valor del producto tienen sentido económico, las criptomonedas «llegarán al público en pocos meses». Donde ya parece tener muchos seguidores es para las rondas de financiación de proyectos empresariales, conocidas como oferta inicial de moneda (ICO por sus siglas en inglés). La empresa entrega a los inversores «token» a cambio de dinero el cual se está revalorizando en el mercado secundario.

La falta de regulación es lo que más preocupa. «Como no hay regulación esto es la jungla», afirma Javier Rivas, profesor de Finanzas de EAE Business School. «Como no se considera actividad financiera la publicidad puede ser la que quieran», añade. Recuerda un dato normalmente olvidado, y es que «se consume mucha electricidad al hacer la transacción de cada bitcoin». Además, al facilitarse muy poca información en estas operaciones, «es más fácil el blanqueo de capitales».

Empresas emblemáticas como Kodak ha abrazado el fenómeno, que comienza a extenderse a España

Rivas recuerda que en 2021 se llegará a la cifra mágica de 21 millones de bitcoin que establecieron sus creadores. Cuando pase, «¿cómo se seguirá pagando a los mineros, las empresas que computan las transacciones?¿se asociará una comisión?». En su opinión, la tecnología que está por detrás es muy buena y a medio y largo plazo solo «se quedarán 10-15 criptomonedas» que tendrán fuerza.

El fenómeno ya llega a todos los sectores. Esta misma semana se ha presentado en Fitur una nueva criptomoneda, touriscoin, que estará operativa el 1 de marzo. Detrás está una empresa murciana que lleva trabajando 10 años en el sector. Juan Antonio García, CEO de 13 tickets.com (plataforma a través de la cual va a ser posible comprar servicios con touriscoins y otras criptomonedas) cree que este proyecto va a resolver distintos problemas al viajero. «El 30% de lo que se gasta el turista lo hace en ocio y restauración», apunta el responsable. Una de las ventajas que señala de esta nueva forma de pago es que «le estamos dando la posibilidad al viajero de abaratar los precios porque no tenemos que pagar al proveedor». Además, por medio de una aplicación móvil, podrá pagar en todo el mundo «lo supone también un ahorro en las tasas de cambio de monedas». Desde 13tickets.com son conscientes que en estos momentos un porcentaje muy pequeño de la población sabe lo que es una criptomoneda y no esperan que la facturación a través de este medio de pago supere el 15 o 20 % en unos años. Pero el fonómeno sigue avanzando.