Claves del nuevo ecosistema

Los emprendedores españoles ya juegan en la primera división

En 2015 se crearon 2.562 startup, un crecimiento de un 26% respecto al año anterior

Los emprendedores españoles ya juegan en la primera división

Hombre, joven (de entre 25 y 34 años), más que suficientemente preparado (con estudios universitarios, especialmente alguna ingeniería) y que emprende por pura vocación, es decir, es un profesional que se dedica a poner en marcha una startup tras de otra, sobre todo tecnológica. Este es, a grandes pinceladas, el retrato del emprendedor español, que «ya juega en primera división», como resaltó María Benjumea, fundadora de Spain Startup-South Summit, durante la presentación esta semana en Madrid del informe «Mapa del emprendimiento 2016».

Con muchos matices, si hay una conclusión que destacar de este documento por encima de otras muchas es que el ecosistema del emprendimiento se va consolidando en España. En 2015, se crearon 2.562 startups en nuestro país, lo que supone un crecimiento de un 26% respecto a 2014, según Startupexplore. Gran parte tecnológicas. Pero no solo suman más en número sino que los emprendedores son más ambiciosos como demuestra el hecho de que se triplicó el número de empresas consolidadas (18%) que esperan facturar al cierre de este año entre 150.000 y 500.000 euros.

Por si fuera poco, los negocios nuevos que van apareciendo son más competitivos y técnicos. De hecho, sólo el 1% de los emprendedores inició un proyecto por necesidad, es decir, la mayor parte lo hacen motivados por desarrollar su propia idea. Por tanto, crear una empresa o echar a andar una startup es una decisión que se elige; no en vano, el 62% de los que lo han hecho siempre han querido emprender. El 51%, además, ya había montado antes una startup e incluso un 5% había creado más de cinco a lo largo de toda su trayectoria. Es decir, emprender es una profesión y una forma de tener empleo, y de generarlo.

«Cada vez más se crean startup con una mentalidad de desarrollar el negocio para convertirlo en una gran compañía»

Ante este contexto, parece que va cambiando tímidamente la filosofía de los emprendedores. Y se va abandonando muy poco a poco el objetivo de tener una «pequeña idea efímera» para vender a corto plazo y obtener resultados en poco tiempo (1 de cada cuatro startup fue vendida). «Cada vez más —comentó Benjumea— se crean startup con una mentalidad de desarrollar el negocio para convertirlo en una gran compañía».

El paso a empresario

Aún así hay mucho por hacer para fortalecer la transición del emprendedor al empresario, porque todavía son muchos los proyectos que se ponen en marcha pero no llegan a la fase de crecimiento. El documento revela que más de la mitad de las startup tienen entre uno y tres años de vida y un 19% incluso menos de un año. Solo un 17% de las iniciativas españolas han alcanzado la fase de «growth».

Hay otras características que definen al ecosistema emprendedor español y revela el informe: el 21% cuenta ya con una plantilla de entre 5 a 10 empleados (un 5% más que en 2015), aunque lo mayoritario (48%) es que tengan entre dos y cinco. La mitad de las startup están relacionadas con el sector servicios (crean productos y servicios para otras empresas) mientras que en Europa el rey es el software. Este año los mercados donde se han dirigido es a educación, e-commerce, negocios y productividad, salud y viajes y transporte.

En esta radiografía del emprendedor español poca representación tiene la mujer. «Es el gran caballo de batalla», afirmó Benjumea. En efecto, ellas sólo suponen el 17% de los emprendedores. Eso sí, cuando inician un negocio presentan cualidades muy distintas a los hombres: son más seguras y conservadoras, y fallan menos. Sólo fracasaron el 48% de las startup lideradas por mujeres frente al 66% de las de los varones. Se atreven más con la financiación que piden, ya que el 54% solicitó entre 50.000 y 500.000 euros frente al 44% de los hombres. Son más cautelosas en la estimación de sus ingresos. Y son más las que deciden emprender para cambiar su trayectoria profesional, un 23% frente al 15% de los hombres. El 66% se encuentra en el momento de levantar su primera startup y el 34% ya había emprendedido anteriormente.

15.000 euros como mínimo

La financiación es otro de los grandes retos a los que se enfrentan los emprendedores españoles. Más de la mitad (54%) obtienen el dinero necesario para empezar de sus propios recursos y el 27% de la familia y amigos. No obstante, el modelo de financiación se está profesionalizando ya que un 19% de los recursos proceden de fondos privados, créditos bancarios y crowfunding.

Más de la mitad de las startup obtienen el dinero de sus propios recursos para empezar a andar

Se trata de un fenómeno global, como demuestra otro estudio realizado por Global Entrepreneurship Monitor (GEM) en 60 países. Según esta investigación, la crisis ha producido un descenso financiero en todo el mundo. Por ello, los empresarios se han hecho más dependientes de sus propios fondos. Y comienzan a triunfar y ganar popularidad nuevas fuentes de financiación para emprendedores que van sustituyendo a las tradicionales como el crowdsourcing, los préstamos particulares, la microfinaciación y las cooperativas.

Desde una perspectiva global, el 95% de empresarios usa fondos propios a la hora de emprender un negocio. España e Israel, con un 79%, son los dos países con el porcentaje más bajo de empresarios que usan su propio dinero como una fuente de financiación de sus proyectos empresariales.

La crisis ha hecho también que los emprendedores tengan voluntad y capacidad para crear su startup con menos recursos. Claro que en esto ha tenido mucho que ver internet. La inversión media para empezar con un negocio ha disminuido en la última década: de los casi 48.000 euros que se necesitaban en 2004, ahora bastan 11.500 para montar una startup. En España son precisos una media de 15.000 euros.

Si bien el ecosistema emprendedor va mejorando en España, eso no es suficiente, según las conclusiones del «Mapa del emprendimiento». Benjumea recordó el «papel fundamental» que juega el Gobierno y las administraciones para apoyar al emprendedor. Por eso, aprovechó para mencionar las peticiones de este sector: reducir tasas e impuestos a las satartups, facilitar acceso a fondos económicos, beneficios fiscales y flexibilidad en la contratación.

El South Summit en octubre

Spain Startup ha realizado este informe a partir de los 3.160 proyectos (61% españoles, 20% europeos y 19% de otros países) que se han presentado a Startup Competition, de donde saldrán los cien finalistas que disfrutarán de un espacio propio en la South Summit 2016. Este encuentro, que ya va por su quinta edición, es toda una oportunidad para quienes desean iniciar sus propios proyectos. Tendrá lugar del 5 al 7 de octubre en el espacio municipal La N@VE de Madrid y contará con la presencia de startups internacionales, inversores, instituciones, empresas y grandes corporaciones. Más la presencia de cerca de 250 speakers internacionales (por ejemplo, el co-fundador de LinkedIn, Allen Blue, o Nolan Bushnell, de Atari, entre otros muchos). así como importantes fondos de inversión y de venture capital, business angels, partners nacionales e internacionales. El evento esta organizado por Spain Startup y la Fundación IE-IE Business School.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios