Economía

El economista alemán Donges afirma que el parón político de España refleja su «inmadurez democrática»

La incertidumbre, que «funciona como un impuesto sobre la actividad económica», no se limita solo a España, sino a toda la Unión Europea, según uno de los cinco sabios del gobierno alemán

Jurgen Donges ha criticado la situación de España
Jurgen Donges ha criticado la situación de España - ARCHIVO
EFE Santa Cruz De Tenerife - Actualizado: Guardado en:

El economista alemán Jurgen Donges aseguró hoy que toda la Unión Europea está asombrada por la incapacidad de España para constituir un gobierno, algo que refleja la «inmadurez democrática» del país.

En todos los demás parlamentos europeos elegidos por sistemas proporcionales ha habido experiencias de coaliciones entre socialistas y conservadores, dijo Donges, catedrático emérito de la Universidad de Colonia y que forma parte del Consejo de Expertos Económicos de Alemania.

El economista, que dio una conferencia en la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife dentro de la cuarta edición del Foro ASSAP, advirtió de que la incertidumbre por la ausencia de gobierno mantiene paralizada la inversión exterior en España, en donde el crecimiento económico continúa «por inercia».

La incertidumbre, que «funciona como un impuesto sobre la actividad económica» porque lastra el crecimiento, no se limita solo a España, sino a toda la Unión Europea, sobre todo por el Brexit, por el «cansancio reformista» y por el desafío en algunos países a las políticas de austeridad. La austeridad se la han aplicado los ciudadanos, que han visto cómo aumentaba el desempleo y se reducían sus salarios, pero no los gobiernos, que siguen gastando más de lo que ingresan, generando déficit, dijo el economista.

Afirmó que la Eurozona no tiene claro que se pueda fiar de España. Hay dudas sobre si el nuevo Gobierno español va a aplicar la Ley de Estabilidad frente a las exigencias de las comunidades autónomas y si va a abordar el problema de la Seguridad Social, explicó.

«España no es Grecia, es cinco veces Grecia, no quiero ni pensar lo que pasaría si los mercados financieros quitan la confianza a España», advirtió Donges. Subrayó que la crisis de la deuda soberana no está superada, aunque no se hable tanto de ella, pues países como Grecia, Portugal, Francia, Italia y España están muy endeudados.

En cuanto al «cansancio reformista», aseguró que no hay alternativa a las reformas estructurales para flexibilizar los mercados y reducir la burocracia a «lo estrictamente necesario». Solo así se pueden obtener ganancias en eficiencia y productividad con las que Europa pueda competir en una economía que ya está globalizada de forma irreversible.

El juego del «euroescepticismo»

Con todo, el mayor desafío al que se enfrenta la Europa es la gestión del Brexit, en la que, según Donges, habrá que ser duro con el Reino Unido. Si se aceptaran las condiciones británicas de mantener el acceso libre al mercado europeo se crearía un precedente para otros países cuyas opiniones públicas son proclives a abandonar la Unión: Francia, Italia, Austria, Holanda y Finlandia.

Esa misma firmeza se debe aplicar a Cataluña si decide unilateralmente su independencia, que supondría su autoexclusión de la UE y de la Eurozona, aseguró.

Donges denunció el avance del populismo y de la xenofobia, tanto en el caso del Reino Unido y su intención de que las empresas hagan listas con sus trabajadores extranjeros como en la gestión de la crisis de los refugiados, que puede acabar generando un elevado coste si los líderes europeos no acuerdan una solución política que despeje el riesgo de desaparición del espacio Schengen.

Precisamente la falta de liderazgo político en Europa, inexistente desde que desapareció el eje francoalemán de François Mitterrand y Helmut Kohl, es una de las principales preocupaciones de Donges, aunque «mientras haya vida hay esperanza», precisó.

En su opinión, en Europa ya no hay liderazgo, hay «gestores de la política y gestores de su cargo» que «juegan al euroescepticismo». Los gobernantes europeos actuales no tienen una visión del futuro, no quieren ceder soberanía fiscal y ni siquiera se ponen de acuerdo en una coordinación descentralizada de los presupuestos nacionales, sostuvo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios