EFE

Dirección y comité de Opel España llegan a un preacuerdo sobre el convenio

Las dos partes han firmado un pacto que establece una congelación salarial para 2018 y una revalorización del 50% del IPC para 2019 y 2020

MadridActualizado:

Dirección y comité de empresa de Opel España han llegado este lunes a un preacuerdo sobre el convenio colectivo. Tras varias jornadas de reuniones, finalmente el pacto se ha alcanzado sobre la bocina, en una jornada maratoniana que había sido marcada por PSA como fecha límite.

En materia salarial, el convenio recoge la congelación del sueldo de los empleados de la planta durante 2018. Para 2019 y 2020 establece una revalorización del 50% del IPC, un porcentaje que se eleva hasta el 60% en el caso de 2021 y 2022.

Respecto a los pluses, el documento propone una bajada del 5% en festivos y nocturnidades. Además, se elimina progresivamente el plus de calendarios especiales. Las pausas para comer, otro de los puntos que habían generado discrepancias entre empresa y comité, se fija en 17 minutos.

El texto, que según ha destacado Opel en un comunicado «ha requerido un gran esfuerzo y entendimiento por ambas partes», tendrá que ser refrendado mañana por toda la plantilla de la planta. Tiene una duración de cinco años y se convierte en el primer convenio al que se enfrenta la empresa tras su compra por parte de PSA.

«El acuerdo alcanzado establece un marco para mejorar la competitividad de la planta, condición imprescindible para poder aspirar a nuevas inversiones y modelos dentro del Groupe PSA, único camino para mantener el empleo y mirar al futuro», ha explicado la empresa, que ha apelado a la «responsabilidad» de los empleados para que apoyen el acuerdo.

Las negociaciones han estado cerca de romperse varias veces durante los últimos días. El pasado 22, los sindicatos decidieron suspender el diálogo con la empresa, a lo que PSA respondió anunciando que paralizaría la construcción del nuevo Corsa en la planta. También descartaba más inversiones en Figueruelas.

La mediación del Gobierno de Aragón permitió que el viernes se retomara el diálogo. Este lunes, mientras se producía el encuentro, representantes políticos como el ministro de Economía, Luis de Guindos, o el alcalde de Figueruelas, Luis Bertol, han reclamado que ambas partes llegaran a un acuerdo por el bine de la economía aragonesa.