Economía

La digitalización llega para quedarse a la Oktoberfest

La empresa alemana Siemens apuesta por un futuro tecnológico en la mayor fiesta cervecera del mundo

Tuberías de cerveza en la Oktoberfest
Tuberías de cerveza en la Oktoberfest - ABC
GONZALO DÍAZ VELARDE - @abceconomia Múnich - Actualizado: Guardado en:

El mes de septiembre está marcado en el calendario por todos los amantes de la cerveza. Con la celebración de la Oktoberfest en la ciudad alemana de Múnich la industria cervecera se enfrenta al reto de suministrar más de 6,5 millones de litros de cerveza hasta el próximo día tres de octubre, cuando finaliza el evento.

Aunque este año se espera que acuda menos gente a la mayor fiesta cervecera del mundo, por motivos de inestabilidad económica y por la amenaza terrorista, una media de 6 millones de personas pasarán por el recinto ferial para beber, comer y disfrutar de una de las tradiciones germanas más arraigadas en la región bábara, que tiene su origen en una carrera de caballos que comenzó a celebrarse en 1810.

El reto de suministrar cerca de 70.000 litros diarios de bebida es una cuestión crucial en un evento que genera un impacto de 1.000 millones de euros anuales en el país, según informa un estudio sobre el negocio de la Oktoberfest publicado por el departamento de desarrollo económico y laboral de Múnich.

Siemens apuesta por la tecnología punta

La empresa alemana Siemens ha dado un paso adelante en la introducción de la tecnología punta en la fiesta cervecera. La tecnológica pretende revolucionar el mercado de la Oktoberfest a través de la implantación de equipos digitalizados que permiten tener un control absoluto sobre toda la cadena de distribución de la cerveza en las carpas del festival.

A partir de un acuerdo con la marca alemana Paulaner, Siemens ha provisto a la compañía de tres sistemas de canalización de la cerveza a través de tuberías que están motorizados por un programa informático que permite visulizar en tiempo real cualquier defecto en el sistema y evaluar los parámetros de temperatura y presión de la bebida.

Aunque este sistema acaba con el encanto de los tradicionales barriles de cerveza, supone un avance en términos de eficiencia ya que agiliza el proceso de reabastecimiento en las carpas y es más seguro ya que permite controlar que siempre haya cerveza disponible en los grifos.

Así es el futuro de la cerveza

Cada uno de los sistemas que ha instalado la empresa en las carpas de Paulaner en la Oktoberfest está valorado en medio millón de euros.

La principal ventaja es un sistema de 240 metros tuberías que lleva la cerveza desde tres tanques, de 28.000 litros de cerveza cada uno, situados en la carpa hasta los grifos de la barra. este sistema permite generar una presión idónea y controlar la temperatura de la cerveza. Así su jarra de un litro, que este año cuesta una media de 10 euros, será servida en menos de cuatro de segundos y a una temperatura de 6 grados.

El sistema físico está acompañado de un «gemelo digital» monotoriza todo lo que ocurre en cada momento y puede ser controlado por un operario a través de un dispositivo móvil.

Christian Maurer, gerente industrial para el sector de la bebida de Siemens, asegura que este dispositivo «hace visible toda la cadena de producción, permitiendo motorizar el estado de los fluidos», en este caso la cerveza.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios