Antonio Rodríguez-Pina, presidente de Deutsche Bank España
Antonio Rodríguez-Pina, presidente de Deutsche Bank España - ABC

Deutsche Bank España valora ofertas de BBVA y Abanca por el banco

La decisión aún podría demorarse ya que ambas pujas no llegan a los 700 millones

MadridActualizado:

El proceso de venta de la filial española de Deutsche Bank sigue su curso. Esta misma semana el consejo de administración de la entidad germana se ha reunido para analizar la evolución de la venta y aunque, según las fuentes financieras consultadas, el final de la misma aún podría demorarse, se analizaron los ofertas de los dos principales candidatos a adquirir el negocio: Abanca y BBVA. Las mismas fuentes añaden que se retiró en el último momento el tercer candidato, que era Crédit Mutuel, a través de su filial en España, Targobank.

También aseguran estas fuentes que el precio sigue siendo el escollo principal, ya que las propuestas estarían por debajo de los 700 millones que Deutsche Bank desea obtener con la operación. De hecho, esta misma semana, los interesados habrían recibido información más detallada de la marcha del negocio de la entidad, lo que podría haber precipitado el desenlace de la operación de haber cuadrado los montantes. Diversos expertos del mercado coinciden en cifrar ambas ofertas finalistas en el entorno de los 400-500 millones.

Y es que los planes iniciales de Deutsche Bank, cuyo banco en España está presidido por Antonio Rodríguez-Pina, cuenta con 16.351 millones de euros en activos, 11.701 millones en depósitos, unos 700.000 clientes, 235 oficinas y casi 2.600 empleados, era obtener con su desinversión en la Península unos 2.000 millones de euros. El escaso interés de la operación a ese precio hizo que se rebajase a unos 700 millones.

Además, fuentes financieras explican a este periódico que el actual entorno de incertidumbre política desencadenado por la escalada de tensión en Cataluña también está frenando el desenlace. «El dinero es miedoso y, aunque esta operación nada tiene que ver con el mercado catalán, lo cierto es que lo lógico sería que esperaran a que la situación se aclarase, al menos en parte», asegura un experto financiero.

Perímetro de la venta

Otro de los frenos a la operación sería su perímetro. La venta del Deutsche Bank en España se limitaría al negocio de particulares, con un perfil de cliente de nivel de renta medio-alto, pero sin incluir los segmento de banca privada o grandes patrimonio ni el de banca corporativa, los dos grandes atractivos del banco alemán.

Además, hay que tener en cuenta que la absorción de la franquicia, con los 2.556 trabajadores y más de 200 sucursales, requeriría por parte del comprador un ajuste de capacidad instalada y, por tanto, unos costes de reestructuración.

Las mismas fuentes financieras aseguran que la idea de la dirección española del banco es que la decisión de Deutsche Bank sobre la oferta que más le convence se produciría en breve, antes de mediados de este mes, pero al ser tan bajas las ofertas la elección del comprador podría demorarse hasta finales de año.

En venta desde marzo

Lo cierto es que la sucursal española del banco alemán lleva a la venta desde el pasado mes de marzo. La enajenación forma parte de la reestructuración comprometida por el Deutsche Bank tras ampliar capital en 8.000 millones de euros para reforzar su balance.

Entre otras medidas, el primer banco alemán considera su retirada del negocio minorista en varios países europeos en los que actualmente opera, entre ellos España.