Economía

Los descuentos llegan a los bares para hacer de los martes los nuevos viernes

El sector pretende consolidar su recuperación mediante iniciativas como los «martes de la hostelería», enfocadas a reducir la estacionalidad de la clientela

El torero Manuel Díaz
El torero Manuel Díaz "El Cordobés" (2-d) y el chef Mario Sandoval (d) en la presentación de los «Martes de la Hostelería·· - EFE

En España hay más bares por habitante que en cualquier otro país del mundo: uno por cada 175 ciudadanos. Además, hay más locales en el país que en todo Estados Unidos. Así lo demuestran los resultados de un estudio elaborado este pasado verano por Nielsen. Como buen reflejo que son de la actividad económica, los bares han recuperado el pulso con la recuperación y en 2015 se realizaron más aperturas que cierres. Ahora se busca que estos nuevos locales sean rentables, para lo que se han puesto en marcha distintas iniciativas. Los «martes de la hostelería» es una de ellas.

Al igual que otras propuestas como los «bartes», la intención de este proyecto es que cada establecimiento (ya sea un bar o un restaurante) impulse ofertas y descuentos atractivos para reactivar la afluencia del público en este día de la semana. En esta ocasión la iniciativa ha sido desarrollada por la cadena Makro y la Federación Española de Hostelería (FEHR). El proyecto, que se lanzó la semana pasada en la madrileña plaza de Callao, ya cuenta con más de 3.000 locales inscritos alrededor de España.

«Hemos recibido muchas peticiones desde ciudades como León, Cádiz y Barcelona. Cada región personalizará su propuesta»Emilio Gallego, secretario general de FEHR

¿Por qué el martes? La federación de hosteleros realizó una encuesta preguntando a los propietarios de estos establecimientos qué día era el que tenían menos afluencia de público y la mayoría de ellos señalaron al segundo día de la semana. La temporalidad del negocio es una de sus señas de identidad, hasta tal punto que el tipo de clientela cambia drásticamente de un día para otro. Para reducir estos «picos», los hosteleros han intentado desde hace varios años atraer un mayor número de clientes los días «flojos» ofreciendo algún tipo de valor añadido.

«La propuesta ha tenido muy buena acogida. Esperamos que todos los establecimientos se acojan a esta medida y que la fórmula tenga continuidad a lo largo de 2017», sostiene Emilio Gallego, secretario general de FEHR. El objetivo es que esta iniciativa tenga el mismo efecto en el sector de la hostelería que el que ha cosechado la «Fiesta del cine», todo un éxito en las salas españolas. Sin embargo, el director general de FEHR admite que será «complicado» igualar estos resultados, debido a la «heterogeneidad» de los bares y restaurantes españoles.

Y es que a diferencia de iniciativas similares, como el «pintxo-pote» de San Sebastián, estas jornadas de descuentos no tendrán un precio asignado. Será cada bar y restaurante el que ofrezca su propia propuesta, que puede estar encaminada a los descuentos, las ofertas o los menús especiales. Por el momento, miles de locales se han sumado ya al proyecto. «Hemos recibido muchas peticiones desde ciudades como León, Cádiz y Barcelona. Cada región personalizará su propuesta», asegura Gallego.

El apoyo de la cerveza

No solo la hostelería ve con buenos ojos este tipo de proyectos. Los productos que se comercializan en este tipo de establecimientos también se beneficiarían de un incremento de clientes. No hay que olvidar que un 65% de la cerveza que se consume en España se bebe en un bar o un restaurante, un hecho que provoca que la Asociación de Cerveceros de España vea «con simpatía» esta iniciativa. Jacobo Olalla, director general de la asociación, sostiene que «la cerveza representa entre el 25 y el 40% de los ingresos totales de los bares, con los que existe un vínculo fundamental».

Cerveceros y hosteleros consideran, además, que es el momento idóneo para lanzar esta propuesta. El consumo en bares y restaurantes cayó con la crisis económica y ha repuntado coincidiendo con la recuperación de la demanda interna. «Los bares y restaurantes anticipan el ciclo económico, ya que es una de las primeras actividades de ocio que se suprimen cuando se produce una recesión y de las primeras en regresar cuando hay bonanza económica», sostiene Olalla.

«Es un buen momento para lanzar este tipo de iniciativas, se ha reactivado el consumo de las familias y contamos con una industria turística fuerte», añade Emilio Gallego. Después de recuperar a la clientela perdida, los bares y restaurantes pretenden fidelizar su repunte con descuentos y promociones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios