Economía

La cúpula mexicana de Bimbo desembarca en el consejo de Panrico

José Manuel González Guzmán, nuevo presidente de la firma de alimentación española

Fábrica de Panrico en Santa Perpetua de Moguda
Fábrica de Panrico en Santa Perpetua de Moguda - Inés Baucells

Bimbo ha culminado la toma de control de Panrico con la entrada en el consejo de administración de los principales responsables del grupo mexicano. El fabricante de las conocidas marcas Donuts, Donettes, Bollycao y La Bella Easo, entre otras, fue adquirido el pasado mes de julio por más de 190 millones de euros después de que las autoridades de competencia españolas -la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia- y de Portugal diesen su visto bueno y el Tribunal Supremo avalara el ERE aprobado en 2013 en la firma española sobre 700 empleados.

Tres directivos procedentes de la empresa mexicana constituirán el núcleo ejecutivo de Panrico: José Manuel González Guzmán, director general de Bimbo Iberia, se convierte en el presidente de la española. La cúpula directiva estará conformada, además, por Pablo Elizondo, director general adjunto del grupo Bimbo y «mano derecha» Daniel Servitje, máximo responsable mundial de Bimbo, y José Hinojosa, también procedente de la matriz mexicana, quien ejercerá la vicepresidencia, según pudo constatar ABC en el Registro Mercantil.

Los responsables de la división española de la azteca relevan, de este modo, a los directivos del fondo de capital riesgo estadounidense Oaktree Capital, que contaba con Karim Michael Khairallah, presidente, como máximo responsable. Oaktree se hizo con el control de la histórica firma española de bollería y pan de molde en 2012. Por entonces, Panrico se encontraba sumida en una profunda crisis. Su anterior propietario, el fondo Apax, se había visto obligado a transferir la empresa a los bancos acreedores al ser incapaz de hacer frente a una deuda de más de 600 millones de euros.

Oaktree logró, años después, reducir a 90 millones el pasivo de Panrico, así como ampliar su vencimiento. La reestructuración del pasivo, sin embargo, no estuvo exenta de ajustes. El fondo nombró a Carlos Gila para sanear la compañía. Se sucedieron los expedientes de regulación de empleo y las protestas de los trabajadores. Especialmente simbólica fue la huelga de los trabajadores de la planta de Santa Perpetua de Moguda (Barcelona), que mantuvieron un paro de ocho meses.

Marcas independientes

En el comunicado en el que oficializó la compra de Panrico, Bimbo hizo hincapié en que ambas firmas «continuarán operando por separado, siguiendo con su actividad normal de negocio». Queda excluida, no obstante, su división de pan de molde, segmento del mercado en el que la azteca ya tiene una fuerte presencia en el mercado español y, por tanto, habría podido encontrarse con objeciones por parte de la CNMC. Aunque la idea original era que Oaktree vendiera esta división, finalmente fue Bimbo la que tuvo que llevar a cabo la transacción, ya apalabrada con la española Adam Foods, dueña de marcas como Artiach, Tosta Rica, Filipinos o Granja San Francisco. Esta última, asimismo, asumirá las fábricas de Panrico en Gulpilhares (Portugal) y Teror (Canarias).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios