Economía

Los cupones de descuento en internet, una oportunidad que todavía asusta al consumidor

Numerosas plataformas ofrecen este tipo de promociones en la Red sobre marcas y firmas reconocidas

Internet ha impulsado nuevas fórmulas de negocios
Internet ha impulsado nuevas fórmulas de negocios - FOTOLIA

Internet todavía da algo de miedo a los españoles. Pese a que año a año se registran tímidos crecimientos en el comercio electrónico y que el país se encuentra a la vanguardia de hábitos complementarios como el uso del móvil (es el país con más smartphones por habitante del mundo), el consumidor medio todavía muestra recelo hacia determinadas compras digitales. La sospecha del fraude sigue estando muy presente en la cultura digital española y representa un freno a determinados modelos de negocios que se disparan en otros países.

Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el «ecommerce» español superó los 5.300 millones de euros en el tercer trimestre de 2015, lo que supone un crecimiento del 29,2% respecto al año anterior. El crecimiento, sin embargo, no oculta un mercado muy concentrado en el turismo (más de un tercio de la facturación) y donde sectores como el textil (6%) o la alimentación (2,7%) tienen todavía escasa repercusión pese a su evidente despegue.

«Los cupones son una palanca de crecimiento para los gigantes del comercio electrónico»

Un buen número de empresas han invertido en nuevas técnicas de marketing online para impulsar su comercio electrónico. Ejemplo de ello son los códigos y cupones de descuento «online», técnicas que se han extendido con rapidez en los últimos años de internet. Son reclamos que se ofrecen a través de cada vez más plataformas que realizan la función de intermediarias con las marcas. «Suele ser un sistema de fidelización. Es una práctica muy habitual para mejorar mejor servicios y generar más audiencia», sostiene César Díaz, director de comercio electrónico de ABC.

«Los cupones de descuentos, que se otorgan a través de intermediarios, han logrado un gran crecimiento vertical en los últimos años. Por ejemplo, Oferplan ha conseguido una gran expansión centrándose en el mercado del ocio de Madrid y en la actualidad crece un 100% de forma anual», añade Díaz. «Los códigos promocionales, en cambio, simplemente se obtienen en una plataforma y se pegan directamente en la página web de la firma en cuestión». Según sus palabras, los cupones se han convertido en «una de las palancas de crecimiento para los gigantes del comercio electrónico», que ganan usuarios a través de esta fórmula.

España lleva años de desventaja respecto a otros mercados. Mientras en Estados Unidos este negocio ya ha entrado en un proceso de consolidación, en nuestro país todavía se mantiene ocupado en captar nuevos usuarios.

¿Por qué se mantiene este desconocimiento? La clave puede estar en los hábitos que impuso internet cuando llegó a España. «Los correos masivos, las ofertas fraudulentas y el ‘spam’ que hemos recibido durante años ha creado cierto rechazo entre los consumidores que reciben este tipo de ofertas. Sin embargo, estas promociones hoy en día son un negocio como cualquier otro», sostiene Rubén Sánchez, portavoz de Facua-Consumidores en Acción.

Un servicio seguro

Evidentemente los cupones no son infalibles y hay algunas plataformas que se aprovechan de su tirón para ofrecer «rebajas» que no son tales. El portavoz de Facua menciona casos de cupones que únicamente son válidos para un periodo muy limitado de tiempo o precios que son vendidos como ofertas y que en realidad no tienen ningún descuento incorporado.

«Cada vez hay menos casos de este tipo porque las marcas son muy cuidadosas con las empresas con las que trabajan. Simplemente hay que utilizar una plataforma que tenga credibilidad y observar las firmas con las que trabaja», explica Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas. No hay que olvidar que, en el caso de que finalmente algo salga mal y el cupón de descuento sea un fraude, el consumidor deberá reclamar a la plataforma que le ha ofrecido la rebaja. Eso sí, probablemente la imagen de marca del producto que iba a comprar también va a quedar dañada.

El internet salvaje de hace unos años, donde todo valía y la publicidad engañosa campaba a sus anchas ha desaparecido en la actualidad. En parte. Hoy en día los productos que se ofrecen en la Red, sobre todo si son de marcas reconocibles, están más regulados. Aunque un sector del público español desconoce su funcionamiento, los cupones de descuentos pueden ser una forma de acceder a estos productos más fácilmente. Pero no deben hacer olvidar la regla de oro al comprar en internet (y en cualquier tienda física): el sentido común.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios