«Call center» de la Asociación Española contra el Cáncer
«Call center» de la Asociación Española contra el Cáncer - ÓSCAR DEL POZO

«Contact center» y banca, los sectores que más recurren a la mediación y el arbitraje

El SIMA tramitó 434 expedientes en 2017 que afectaron a 3,7 millones de trabajadores

MadridActualizado:

La Fundación del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) tramitó durante el pasado año 434 expedientes que afectaron a las relaciones laborales de 120.623 empresas y 3.703.964 trabajadores. Esta cifra supone un incremento del 9% sobre los procedimientos tramitados el año anterior y se sitúa por encima de la media de expedientes gestionados por este organismo desde 2012.

El SIMA es una institución paritaria constituida por CC.OO., UGT, CEOE y Cepyme con la finalidad primordial de gestionar los procedimientos de mediación y arbitraje que tales organizaciones regularon en el V Acuerdo sobre Solución Autónoma de Conflictos Laborales.

La mayoría de los procedimientos tramitados se han debido a conflictos surgidos en el ámbito empresarial, siendo los sectores de «contact center» y de servicios financieros en los que se encuadraban la mayoría de los casos. El 78,8% de los sectores afectados por los procedimientos gestionados por el SIMA pertenecían al denominado sector servicios, según el informe anual de este organismo.

La mayoría de las mediaciones fueron promovidas por la representación de los trabajadores (423 procedimientos), mientras que la representación empresarial las instó en nueve ocasiones. La promoción de los dos expedientes restantes se realizó de mutuo acuerdo entre ambas partes.

Respecto al tipo de procedimiento, las partes han optado por la mediación en un 99,5% de los casos, habiendo recurrido al arbitraje únicamente en dos ocasiones. En el primero, un mediador trata de que ambas partes lleguen a un acuerdo, mientras que en el segundo un árbitro dicta un laudo que es de obligado cumplimiento, como sucedió a finales de agosto con el conflicto de los trabajadores de Eulen en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona.

El 84,6% de los expedientes tramitados se instó para la interpretación y aplicación de una norma, acuerdo o pacto colectivo, versando la mayoría de ellos sobre cuestiones salariales (37,6%), en particular las relativas a retribuciones vinculadas al trabajador. Bajo este concepto se engloban aspectos como la retribución variable, los beneficios sociales, los incentivos y bonus.

Le siguen a distancia los planteados por discrepancias en torno al tiempo de trabajo (18%), principalmente en materias referentes a la jornada tales como su determinación, su duración y su cómputo anual.

El porcentaje de conflictos solucionados se situó en un 27,5%, correspondiendo el perfil medio de los acuerdos a discrepancias planteadas en el ámbito sectorial bajo el tipo de conflicto promovido con carácter previo a la convocatoria formal de una huelga y con el objeto de dirimir desencuentros producidos durante la negociación de un convenio, acuerdo o pacto colectivo.

En 2017, descendió el número de procedimientos previos a la convocatoria formal de huelga, que pasaron de representar un 18,1% sobre el total en 2016 a alcanzar un 12,2% durante el pasado ejercicio.

La directora general del SIMA, Beatriz Losada, ha pedido «no medir a esta fundación por el porcentaje de acuerdos resueltos», y ha reivindicado la institución como un espacio efectivo en el que «se materializa el conflicto social».

Al tratarse de una mesa que trata de resolver conflictos que superan la jurisdicción de las comunidades autónomas, Losada ha recordado que llegan empresas «con muchos recursos» y que el éxito estriba en que «las empresas se sienten y que vuelvan», con lo que las opciones que se debaten logran solucionar hasta un 50% de los expedientes de manera posterior a su cierre oficial en el SIMA.