Por el sistema de financiación

Las comunidades autónomas tuvieron «déficit cero» entre enero y julio, un 90% menos

El Estado registró un desequilibrio entre ingresos y gastos del 2,79% hasta agosto, 4.313 millones más que el año pasado

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro - ÁNGEL DE ANTONIO

Las comunidades autónomas alcanzaron prácticamente el equilibrio presupuestario en los siete primeros meses del año. El déficit público regional se redujo al 0,07% del PIB, en torno a 830 millones, lo que supone una bajada del 90% frente a los 8.580 millones (0,8% del PIB) que registraron el año pasado, según ha publicado esta mañana el Ministerio de Hacienda.

Esta evolución favorable se debe, entre otras causas, a la liquidación que realizó hace unos meses el Estado a las autonomías de 7.666 millones procedentes de 2014. El Estado reparte cada año los recursos de financiación a las regiones en base a estimaciones de ingresos. A dos años vista resuelve las diferencias positivas o negativas con las autonomías. Como en 2014 fue cuando comenzó la recuperación, los ingresos publicos fueron muy superiores a lo previsto y el Estado ha liquidado ahora la diferencia favorable a las comunidades.

Por ejemplo, el año pasado la liquidación que entró en las cuentas de las autonomías fue de solo 1.750 millones. Ante este caudal de ingresos, siete comunidades tuvieron superávit entre enero y julio: Andalucía,Asturias, Baleares, Canarias, Galicia, La Rioja y País Vasco.

El déficit del Estado no corrió la misma suerte y hasta agosto subió un 16% al alcanzar el 2,79% del PIB, es decir, el agujero asciende a 31.091 millones, 4.313 millones más que en el mismo periodo del año pasado. La Administración Central tuvo un descuadre en las cuentas entre enero y agosto mayor al que registró en todo el año pasado, cuando el desvío entre ingresos y gastos fue de 30.020 millones. Se trata del peor dato de este periodo para el Estado desde 2013, el año en que la crisis tocó suelo.

Pese a que en julio se adelantó el cierre presupuestario, la Administración Central ha tenido que desembolsar la liquidación a las comunidades, por lo que el gasto cae solo un 1,2%. Si se excluye esta transferencia a las regiones, el déficit se reduce un 12%. Hacienda publica los datos de la Administración Central con un mes de adelanto que los de las comunidades.

Del lado de los ingresos, el escenario continúa siendo preocupante. La caída de recaudación del Impuesto de Sociedades se modera: del 85% de reducción que acumulaba hasta el mes de julio pasa a bajar un 32% a 7.783 millones de euros –un 21,7% menos en términos homogéneos–. Esta caída se explica por la reforma fiscal. Por un lado, la bajada del tipo que grava los beneficios de las empresas del 28% al 25% que entró en vigor este año ha restado hasta agosto 1.178 millones.

Junto a ello, la supresión del tipo mínimo a las grandes empresas en los pagos fraccionados ha disminuido la recaudación en el pago de abril en unos 1.434 millones. Precisamente, el Gobierno pretende enderezar las cifras del déficit reinstaurando este tipo mínimo para las empresas que facturen más de 20 millones de euros, y así recaudar 6.000 millones más que lo previsto. El Ejecutivo aprobará esta medida el próximo viernes.

En IRPF, donde la reforma también redujo los tipos, los ingresos caen un 2,2% hasta los 20.928 millones de euros. Donde no hay reducción ni bajada en la recaudación es en el IVA, con un 8,2% más.

La Seguridad Social agranda sus números rojos

La Seguridad Social tampoco ofrece mejores perspectivas. Su déficit empeora hasta los 6.128 millones de euros entre enero y agosto, al 0,55% del PIB, un 14% más que el desequilibrio del año anterior, según los datos publicados por el Ministerio de Empleo. El gasto en pensiones vuela en máximos y crece al 3%, por lo que se come los mayores ingresos de cotizaciones sociales, que aumentan un 3,54% ante la mejora del empleo.

De esta forma, hasta julio, el déficit consolidado de las Administraciones Públicas, excluyendo las corporaciones locales que están en superávit, es de 34.484 millones, equivalente al 3,09% del PIB. Esta cifra excluye el saldo neto de las ayudas a la banca, que a finales de julio presenta un importe negativo de 1.959 millones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios