Economía

Commerzbank recortará 9.000 empleos

Los accionistas del segundo banco de Alemania tendrán que renunciar al dividendo de 2016

Oficinas de Commerzbank
Oficinas de Commerzbank - REUTERS
ROSALÍA SÁNCHEZ Corresponsal En Berlín - Actualizado: Guardado en:

Commerzbank, segundo banco de Alemania, ya fletó un globo sonda la semana pasada, filtrando a Wall Street Journal un plan para reducir 5.000 empleos, pero la situación de su más directo competidor nacional, Deutsche Bank, que este lunes se derrumbó de nuevo en Bolsa y arrastró consigo a todo el sector europeo, le ha brindado la ocasión de dar publicidad a su plan con toda crudeza. Los empleos reducidos no serán 5.000, sino 9.000 de un total de 50.000, y los accionistas tendrán que renunciar al dividendo de 2016. El recorte de empleos, según informa el periódico alemán Handelsblatt, podría costar hasta 1.000 millones de euros.

Presionado por tasas de interés negativas del Banco Central Europeo, Commerzbank ya emitió un «profit warning» este verano y ha comenzado a provisionar pérdidas. El impulso de los ingresos aumentando los costes a clientes corporativos y las cuotas a depositantes no da más de sí y la directiva se centrará a partir de ahora en un plan de reestructuración que comenzará con la citada reducción de personal en los próximos dos años, no está claro todavía cuándos despidos directos deberá afrontar, y que se extenderá hasta el 2020. El presidente ejecutivo, Martin Zielke, informará personalmente sobre los detalles, pero la entidad avanza que la filial de Commerzbank dedicada a clientes de tamaño intermedio, que constituye uno de los cuatro negocios estratégicos de la entidad, será disuelta. Los clientes más pequeños, los que tienen ingresos anuales inferiores a 5 millones de euros, serán transferidos a la división de banca minorista, y los clientes con grandes ingresos pasarán a la de banca de inversión.

Los constantes sobresaltos en el mercado bancario alemán sugieren la necesidad de una consolidación en la que Commerzbank parece destinado a fusionarse con Deutsche Bank, en un panorama enormemente fragmentado. Los cinco mayores bancos alemanes solo representan el 32% del total del mercado y el margen de interesés neto del sector fue solo del 1,25% el año pasado, según Moody’s, por lo que una fusión de los 7.700 millones de Commerzbank y los 17.800 millones de Deutsche Bank tendría sentido. Quizá la estrategia de Zielke cemine en esa dirección, teniendo en cuenta que eliminando el 10% de los costes de Commerzbank, sumaría 5.000 millones al valor de la empresa combinada, sobre una base del valor neto actual, y subirían los rendimientos.

En todo caso, durante este año, parece imposible evitar el golpe. Commerzbank redujo en el primer semestre el beneficio neto atribuido a los accionistas hasta 372 millones de euros, un 42,3% menos que un año antes, tras la caída de los ingresos por los bajos tipos de interés. Concretamente, el resultado operativo cayó entre enero y junio un 43,5%, hasta 615 millones de euros. Los ingresos por intereses y por negociación bajaron en el primer semestre hasta 2.618 millones de euros, un 24,8 % menos que un año antes, por los bajos tipos de interés y en el entorno de incertidumbre. La cuota de apalancamiento de Commerzbank, en el que el Estado alemán tiene todavía una participación del 15%, es del 4,4 %.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios