Economía

Comienza el juicio contra 65 ex altos cargos de Caja Madrid y Bankia por el uso de las tarjetas «black»

Rodrigo Rato, Miguel Blesa y otros exdirigentes propuestos por el PP, el PSOE, IU, la patronal y los sindicatos se enfrentan hasta a diez años de prisión

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa a su llegada a la sede de la Audiencia en San Fernando de Henares - EFE

Todo listo. Los 65 antiguos altos cargos de Caja Madrid y Bankia ya se encuentra en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid), preparados para ser juzgados por el uso de las tarjetas black. Miguel Blesa, el expresidente de la entidad entre 1996 y 2010, llegó a las 09.10 horas, acompañado de su abogado; Rodrigo Rato, quien tomó el mando entre 2010 y 2012, apuró más y se acreditó a las 09.40 horas.

Una veintena de preferentistas esperaban la llegada de los acusados, a quienes insultaron y recriminaron su gestión de la caja de ahorros. "Los de las tarjetas, peor que los de ETA" o "Roban y roban y vuelven a robar, estos hijos de puta y no les pasa nada", fueron algunas de las consignas más repetidas. Algunos de ellos se lanzaron a increpar a Blesa y algún otro implicado y fueron frenados por la Policía Nacional.

La Audiencia Nacional comienza a juzgar este lunes a 65 antiguos altos cargos de Caja Madrid y Bankia por el uso de las llamadas tarjetas «black», un derroche colectivo en el que participaron banqueros propuestos por todos los partidos políticos, la patronal y los sindicatos. La Fiscalía Anticorrupción considera que los exresponsables de la desaparecida caja de ahorros delinquieron al usar las tarjetas de empresa, con la que un total de 83 exdirectivos gastaron 15,2 millones entre 2003 y 2012, para partidas personales.

La vista oral arranca este lunes con las cuestiones previstas, que continuarán el martes, dos sesiones en las que los acusados tratarán de evitar el juicio alegando que no existen recibos de los gastos. Otros asuntos de forma que pondrán sobre la mesa las defensas serán la legitimidad de Bankia para acusar por los cargos con las Visas de Caja Madrid y la supuesta violación de la intimidad de los acusados al desvelar sus datos, informaron fuentes jurídicas.

Entre los antiguos políticos que se sientan en el banquillo están el exvicepresidente del Gobierno del Partido Popular Rodrigo Rato o el exministro socialista Virgilio Zapatero. La Fiscalía Anticorrupción señala a Miguel Blesa, presidente de la caja entre 1996 y 2010, y a Rato, quien tomó el relevo entre 2010 y 2012, como los responsables de la emisión y el uso de las Visas desde sus cargos. El Ministerio Público considera que Blesa pervirtió el uso de unas tarjetas que su antecesor, Jaime Terceiro, aprobó para gastos de representación.

Además de destinarlas a cuestiones personales, el juez que investigó a los 65 acusados que ahora son juzgados concluyó que las tarjetas se emitieron «fuera del circuito ordinario», sin ninguna cobertura legal (ni contractual, ni estatutaria ni avalada en alguna decisión de los órganos de control de la caja) que justificara ese tipo de gastos. Fernando Andreu dedujo así que se trató de una retribución irregular, que no constaba en las nóminas ni se declaraba al Fisco.

La Fiscalía pide por ello seis años de cárcel para Blesa, cuatro años y medio para Rato y otras penas de prisión para los demás acusados. El Ministerio Público solo aprecia un posible delito de apropiación indebida en el uso de las tarjetas «black» y también exige que cada usuario devuelva el dinero gastado. Algunos ya lo han retornado.

Aun así, los implicados se enfrentan a mayores penas de prisión: la acusación popular de la Confederación Intersindical de Créditos (CIC) pide diez años de prisión para Blesa, Rato e Ildefonso Sánchez Barcoj, el ex director financiero de la entidad. La CIC entiende que, además del delito de apropiación indebida por el uso de la Visa, los tres también cometieron un delito de administración desleal por perjudicar económicamente a la caja desde sus altos cargos.

Los acusados niegan los delitos y defienden que la caja les entregó las tarjetas como parte de su salario: era un complemento retributivo. Por ello, alegan, podían utilizarlas a su gusto: así explican que utilizasen las Visas, por ejemplo, para compras en tiendas de lencería, en supermercados o en tiendas de lujo. Esta será la tesis de defensa predominante en la vista oral. El tribunal, formado por las jueces Teresa Palacios, Ángela Murillo y Carmen Paloma González, tendrá la última palabra.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios