Sede de la CNMV en Madrid
Sede de la CNMV en Madrid - ABC

La CNMV abre un canal para delatar abusos de empresas

Ciudadanos y empresas podrán denunciar de forma anónima posibles abusos de mercado

MADRIDActualizado:

El supervisor bursátil recurrirá también a los chivatazos para detectar malas prácticas en los mercados. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha abierto este lunes un canal de comunicación para que aquellas personas o empresas que tengan conocimiento de posibles infracciones de las normas de disciplina de los mercados de valores por parte de otras compañías y operadores puedan denunicarlas de forma anónima.

La información recibida por esta vía, según explica el organismo presidido por Sebastián Albella, «puede contribuir a identificar, en particular, posibles infracciones de abuso de mercado (uso ilegítimo de información privilegiada y manipulación de mercado), minimizando el daño a los inversores y contribuyendo a la transparencia y a la confianza en los mercados españoles».

Las denuncias pueden realizarse de forma anónima a través de un formulario en la página web de la CNMV; el informador recibirá una constraseña que le permtirá consultar en el futuro la respuesta de la Comisión y aportar más documentación relativa al caso. Si, por el contrario, el denunciante prefiere relevar su identidad, debe facilitar su nombre, ocupación o cargo y la fuente de la información, a través de un correo electrónico (comunicaciondeinfracciones@cnmv.es) o por teléfono (900373362). El hecho de identificarse, admite el organismo, «dará una mayor credibilidad a la información».

La CNMV no es el primer organismo que usa los chivatazos para destapar porsibles infracciones. En el ámbito supervisor, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) abrió en 2014 un buzón «online» para aportar información sobre posibles prácticas de empresas contrarias a la competencia. La Agencia Tributaria lleva varios años recurriendo a este sistema, y cualquier ciudadano puede delatar a otros contribuyentes, desde amigos, vecinos y familiares hasta empresas, que estarían defraudando al Fisco. Se trata de una herramienta que cada año se usa más y solo en 2016 Hacienda recibió 12.500 «soplos» por más de 116 millones de euros. El Ministerio de Empleo abrió en 2013 también un buzón de denuncias anónimas de posibles casos de fraude laboral; desde entonces ha recogido 135.000 denuncias que han aflorado 5.444 empleos y supuesto sanciones por casi 17 millones a empleadores.