El presidente del Banco Central de Alemania (Bundesbank), Jens Weidmann - EFE

El Bundesbank pide a los bancos que se preparen a tiempo para tipos de interés más altos

Ahora, ante la decisión restrictiva de la Reserva Federal estadounidense, Weidmann se suma indirectamente a quienes consideran que el BCE acelerará su agenda de normalización

Actualizado:

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, ha pedido a los bancos alemanes que se preparen para próximas subidas de los tipos de interés. “En especial deben tomar posiciones y prepararse para los riesgos conectados con una subida de los tipos de interés”, ha dicho en una entrevista concedida al Neue Osnabrüker Zeitung el banquero alemán, cuyo nombre está sobre la mesa como posible próximo presidente del BCE en sustitución del italiano Mario Daghi a partir de 2019. En su discurso, una posible subida de los tipos de interés es presentada como un escenario positivo para los bancos, siempre que estos se preparen adecuadamente para el nuevo escenario. Weidmann es, de hecho desde hace tiempo, uno de los más firmes defensores dentro del Consejo del BCE de poner límites progresivos a la política monetaria mega expansiva que ha llevado a cabo la entidad desde la crisis de la deuda hasta la actualidad y sobre la que Draghi ha marcado ya un punto de inflexión modificando su lenguaje de expectativas sobre las medidas no convencionales. Ahora, ante la decisión restrictiva de la Reserva Federal estadounidense, Weidmann se suma indirectamente a quienes consideran que el BCE acelerará su agenda de normalización y señala que los bancos deben acelerar también su preparación con mejoras en su eficiencia y en materia de consolidación señalando que tienen varias tareas pendientes. Desde la crisis financiera, explica Weidmann, la nueva regulación ayuda a que los bancos sean más eficientes, pero “las cooperaciones y fusiones ayudarían también a mejorar la eficiencia”, añade, invitando a más operaciones de fusión que hagan más sostenible el sistema bancario. Eso no quiere decir, sin embargo, que el BCE vaya a subir los tipos antes de tiempo.

Fuentes de Frankfurt reconocen que en el Consejo de la entidad europea está cambiando el debate y que incluso algunos defensores de una política monetaria más laxa aceptan que las compras de bonos deberían finalizar este año, aunque nadie habla abiertamente de adelantar las subidas de tipos. “Los miembros del BCE se sienten cómodos con las previsiones del mercado”, que incluyen una subida de tipos a mediados de 2019, y el debate se centra “cada vez más sobre el ritmo de subida de tipos a partir de entonces, ya que algunos quieren que las expectativas futuras sean cautas dado el lento repunte de la inflación”, dicen esas mismas fuentes.

Lejos de dar indicios de adelanto en la subida de los tipos, lo que parece preocupar últimamente al BCE es una posible guerra comercial con Estados Unidos y una mayor volatilidad en los mercados de divisas, por lo que lo más posible es que la decisión clave sobre las compras de bonos después de septiembre se tome en junio o julio.“Podría especularse incluso sobre la extensión del programa de compra de deuda postergando las expectativas sobre subidas de tipos y anclar la curva de rentabilidades”, explican, “pero eso se puede hacer con otras herramientas, como una orientación futura más precisa o más operaciones de refinanciación a largo plazo y, sinceramente, no creo que algo así acabe cuajando en el Consejo, que sigue mirando a 2019”.

En este sentido, el responsable de Global Transaction Banking de Deutsche Bak para España y Portugal, Antonio Morilla, ha considerado en un análisis sobre comercio internacional que “esperamos que en junio el BCE de un paso más” en materia “cambio de estímulos que ya está en marcha” y que “modifique los tipos de interés en el último trimestre del año”.