El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici - EFE

Bruselas mejora las previsiones de crecimiento para España, pero advierte de riesgos por Cataluña

La Comisión Europea proyecta un PIB del 3,1% para 2017 -tres décimas más que en mayo- y del 2,5% para 2018 tras elevarlo en una décima

MADRIDActualizado:

La Comisión Europea (CE) ha elevado las previsiones de crecimiento en España, pese a que advierte de posibles riesgos en el futuro por las tensiones en Cataluña. En su informe de previsiones de otoño de 2017, la Comisión Europea proyecta un PIB del 3,1% para 2017 -tres décimas más que en mayo y el mismo que el Gobierno- y del 2,5% para 2018, una décima superior. Para 2019 prevé un crecimiento del 2,1%.

En las páginas dedicadas a nuestro país, la CE destaca que «las reacciones de los mercados a los acontecimientos recientes en Cataluña han sido contenidas». No obstante, Bruselas alerta de que existe el «riesgo de que desarrollos futuros puedan tener un impacto en el crecimiento, cuya dimensión no puede anticiparse en esta etapa».

La demanda interna continúa siendo el principal motor de crecimiento con «una fuerte creación de empleo»

Respecto al crecimiento del PIB, Bruselas subraya que la actividad económica en vez de ralentizarse como estaba previsto, se ha acelerado en el segundo trimestre de 2017 con un avance del 0,9%. La demanda interna continúa siendo el principal motor de crecimiento con «una fuerte creación de empleo» como impulso del consumo privado y la inversión en en construcción de vivienda. Las exportaciones también continúan impulsando el crecimiento del PIB, según la CE.

Bruselas prevé que el crecimiento disminuya a una tasa anual del 2,5% (una décima más que en las previsiones de mayo) en 2018 y hasta un PIB del 2,1% en 2019. El consumo privado seguirá siendo el principal propulsor del PIB pero se ralentizará al moderarse la creación de empleo y la desaparición de vientos de cola como los bajos precios del petróleo. No obstante, la CE admite que podría también darse un impacto positivo por una contribución «más fuerte de lo esperado» de las exportaciones.

El déficit, dentro del objetivo

Por otra parte, El Ejecutivo comunitario espera que el déficit público se rebaje del 4,5% en 2016 al 3,1% en 2017, en línea con el objetivo pactado con Bruselas, y al 2,4% en 2018, una cota por encima del objetivo del 2,2% pero que permitiría a España salir del procedimiento por déficit excesivo al dejar atrás la cota del 3%. En 2019 el desvío sería del 1,7 %.

Son previsiones más optimistas que las últimas de Bruselas, que apuntaban a un desvío del 3,2% este año y del 2,6% el próximo, y similares a las del Gobierno, que espera un 3,1% y un 2,3%, respectivamente.

La tasa de paro bajará al 17,4% en 2017, al 15,6% en 2018 y al 14,3% en 2019

Bruselas advierte, sin embargo, de que por el lado fiscal existen riesgos ligados al posible impacto de un acuerdo sobre las carreteras de peaje en dificultades y a la «incertidumbre sobre el presupuesto de 2018», que el Gobierno aún no ha aprobado por no tener garantizados apoyos suficientes.

En cuanto a la deuda, la CE espera que se reduzca del 99% del PIB en 2016, al 98,4% este año, al 96,9% en 2018 y al 95,5% en 2019.

La Comisión prevé que prosiga la creación de empleo pero que su ritmo se modere de aquí a 2019, y estima que la tasa de paro bajará al 17,4% en 2017, al 15,6% en 2018 y al 14,3% en 2019.

El crecimiento de salarios será "suave" este año pese al alza de la inflación, pero "aumentará gradualmente" en 2018 y 2019, según la CE.