Economía

Bruselas deja en manos de las «telecos» decir si un usuario abusa o no del «roaming» gratis

Los operadores podrán cobrar un recargo si detectan que el cliente no está de viaje y abusa de la itinerancia

Evolución de las tarifas de «roaming» en Europa
Evolución de las tarifas de «roaming» en Europa - ABC

Bruselas no acotará temporalmente el uso del teléfono móvil en itinerancia sin sobrecoste. Ahora bien, dejará en manos de los operadores la vigilancia del uso que los clientes hagan del servicio de itinerancia y les permitirá cobrar de nuevo un recargo sobre la tarifa habitual si detectan irregularidades. En su nueva propuesta, y para garantizar el principio de uso razonable, en lugar de un límite temporal la Comisión establece unos criterios de lugar de residencia y de volumen de consumo para determinar si hay o no exceso. Tras la última decisión de Bruselas, así se configura el fin del «roaming»

¿Qué es el servicio de «roaming» o itinerancia?

Permite a los usuarios de móvil tener cobertura cuando viajan al extranjero y hacer llamadas, enviar SMS y navegar por internet con la tarjeta SIM de su operador habitual. Para ello, la compañía del usuario debe tener acuerdos con «telecos» del país que visita para poder usar sus redes.

¿Qué coste tiene ahora para el cliente?

El pasado abril la UE redujo el coste del servicio de forma que, por ejemplo, por una llamada móvil realizada en el extranjero la «teleco» solo podrá cobrar a su cliente un recargo sobre la tarifa habitual de 5 céntimos de euros al minuto, con un tope de 0,19€. A partir de junio de 2017 esos recargos estarán prohibidos.

¿Por qué las «telecos» quieren limitarlo?

El sector quiere evitar abusos como que un usuario español compre una SIM de un operador extranjero con tarifas más bajas para usarla en España de forma permanente.

¿Habrá algún tipo de condicionante?

Sí. Las compañías vigilarán si los clientes están abusando del servicio gratuito y les vuelvan a cobrar en caso afirmativo. Se fijarán por ejemplo en si el usuario usa el móvil más en el extranjero que en su país. En ese caso podrán cobrarle de nuevo un recargo de 4 céntimos por minuto de llamada, 0,01 euros por SMS y 0,0085 por «mega».

¿A quién beneficia y a quién perjudica?

Beneficiará a quien viaje a otros países de la UE y a trabajadores y estudiantes desplazados temporalmente. Ahora bien, en país como el nuestro pueden subir los precios domésticos: al rebajar también las tarifas mayoristas, los operadores foráneos no van a pagar lo suficiente a los españoles como para cubrir los costes de cada llamada o «mega» consumido por un extranjero en España. En un país con tanto turismo, esto será un sobrecoste para las compañías nacionales, que podrían repercutirlo al cliente español.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios