Una mujer comprueba la evolución de la bolsa de Shangái en Pekín (China), en una imagen de archivo - EFE

La Bolsa de Shanghái pierde el 3,35% en el cierre de la sesión

En el otro mercado de valores de la parte continental de China, la Bolsa de Shenzhen, el índice principal acabó también con una fuerte pérdida del 4,23%

Actualizado:

La Bolsa de Shanghái ha cerrado la sesión con una notable bajada del 3,35%, equivalente a 116,84 puntos, para concluir en 3.370,65 enteros. En el otro mercado de valores de la parte continental de China, la Bolsa de Shenzhen, el índice principal acabó también con una fuerte pérdida del 4,23% (458,64 puntos) y terminó en 10.377,61 unidades.

Las caídas de los mercados chinos se producen después de que Wall Street haya vivido una jornada negra, con caídas del Dow Jones del 4,6% y que están repercutiendo también en Hong Kong, donde el Hang Seng, a falta de una hora para el cierre, perdía el 4,20%.

Por su parte, el indicador Kospi del mercado surcoreano cerró con un retroceso de 38,44 puntos, un 1,54%, hasta situarse en los 2.453,31 puntos. El índice de valores tecnológicos Kosdaq bajó 0,05 puntos, un 0,01%, hasta las 858,17 unidades.

Por su parte, el mercado bursátil de Hong Kong, otro de los principales de la región, cerraba con un desplome del 5,12% y su índice referencial, el Hang Seng, se dejaba 1.649,80 puntos, hasta situarse en 30.595,42 unidades. Esta es la mayor caída que experimenta el Hang Seng desde hace dos años y medio, en agosto de 2015, cuando retrocedió un 5,2 % en un solo día.

En Taiwan, el primer índice de su Bolsa, el Taiex, caía 542,25 enteros en la sesión, un 4,95 por ciento, para situarse en los 10.404,00 puntos, y en apenas dos días se deja casi un 7% de su valor bursátil.

El Gobierno taiwanés ha pedido serenidad a los inversionistas, aunque, por el momento, no activará el fondo de estabilización de la Bolsa.

Los inversores asiáticos reaccionaron con pánico al desplome del principal índice neoyorquino, el Dow Jones, que este lunes se dejó un 4,6% y registró la peor disminución en puntos de su historia, al dejarse 1.175 enteros. A la caída del Dow Jones se sumó el retroceso del S&P 500, que sbajó un 4,10%, su peor desempeño desde agosto de 2011, mientras que el índice compuesto del mercado Nasdaq restó 3,78%. La caída libre en Nueva York estuvo motivada por el temor a un alza más agresiva de los tipos de interés que pueda repercutir en la inflación de la primera economía mundial, que ya lleva varios días en el punto de mira por el alza de los rendimientos del Tesoro.