Economía

El Banco de Japón se lanza a comprar bonos sin límite para frenar el repunte de los intereses

Analistas consultados apuntan que la intervención podría considerarse un experimento del emisor para comprobar el grado de eficacia de sus operaciones

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda
El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda - EFE
ABC Madrid - Actualizado: Guardado en:

El Banco de Japón ha respondido al brusco repunte de la rentabilidad de la deuda tras la victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU ofreciéndose a adquirir bonos con vencimiento entre 1 y 5 años a un precio fijo y sin limitar la cantidad de sus compras, la primera vez que la institución recurre a este tipo de operaciones desde que anunció en septiembre su objetivo de mantener el interés del bono nipón a diez años en torno al 0%, con el objetivo de alcanzar una inflación interanual del 2% «lo antes posible».

Según los registros del instituto emisor japonés, la entidad lanzó ofertas para comprar una cantidad indeterminada de bonos con vencimiento a dos años y una rentabilidad del -0,09%, así como para comprar deuda con vencimiento entre 3 y 5 años sin límite de cantidad y una rentabilidad del -0,04%.

El Banco de Japón informó de que finalmente no adquirió ningún bono en el marco de estas operaciones al no encontrar vendedores, aunque el efecto del anuncio de su intervención sirvió para hacer caer los intereses en el mercado secundario, con un retroceso de la rentabilidad del bono a 2 años desde el 0,1% al -0,15%, mientras que para la deuda a 5 años cayó al -0,08% desde el -0,05%.

Analistas consultados por «Financial Times» apuntan que la intervención de este jueves podría considerarse un experimento por parte del Banco de Japón para comprobar el grado de eficacia de sus operaciones a tipo fijo en caso de una crisis en el mercado.

El pasado mes de septiembre, el consejo de política monetaria del Banco de Japón decidió introducir una modificación en su programa de compra de activos (QQE), cuyo objetivo ha pasado a ser el mantenimiento de la rentabilidad del bono nipón con vencimiento a diez años en torno al 0%, con el objetivo de alcanzar una inflación interanual del 2%.

De este modo, la institución abandonó la base monetaria como referencia de su programa de flexibilización cuantitativa y cualitativa y estableció este nuevo criterio basado en el «control de la curva de rendimiento», bajo el cual comprará deuda soberana a largo plazo con el objetivo de mantener la rentabilidad del bono a 10 años cerca del 0%.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios