Economía

El Banco de España aboga por que se mantenga la moderación salarial en 2017

La creación de empleo y negocio en 2015 fue más fuerte entre las pymes que en las grandes empresas

Fachada del Banco de España
Fachada del Banco de España - EPA
JAVIER TAHIRI Madrid - Actualizado: Guardado en:

El tirón de la actividad se produjo con más fuerza entre las pymes que en el resto de las empresas. Así lo recogen los datos presentados esta mañana por el Banco de España de la central de balances de las empresas no financieras en 2015 y hasta el tercer trimestre de 2016. Las compañías pequeñas aumentaron el año pasado un 7,8% su valor añadido bruto y elevaron sus plantillas un 5,7%. Frente a ellas, las empresas medianas elevaron su número de trabajadores un 4,2% y las grandes, un 2,9%, mientras que su valor añadido repuntó en ambos casos un 6,3%.

Pese a ello, la moderación salarial fue mayor entre las pequeñas empresas, que menguaron sus gastos de personal por trabajador en 2015 un 1%, mientras que las grandes lo redujeron un 0,5%. Las medianas tuvieron mayor alegría y los elevaron un 0,4%. “Las compañías que crearon empleo se caracterizan, en comparación con las que lo mantuvieron o lo redujeron, por presentar una evolución más moderada de sus costes medios de personal”, describe el Banco de España en su informe.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha rechazado que se pueda dibujar entre ambos fenómenos un efecto de causalidad que presione a la baja los salarios. “Quizá las empresas que moderan los salarios están en condiciones de contratar más personas”, ha abundado, para explicar a continuación que la remuneración que calcula el Banco de España tiene un efecto composición: “Por ejemplo, si los trabajadores entrantes tienen sueldos más bajos que los que están dentro, la remuneración media baja”.

Frente a los cantos de sirena de aumentos de sueldo para 2017, el Banco de España ha abogado por que se mantenga la moderación salarial en las empresas y ha defendido que la mejora de sueldos se alinee con la situación económica de cada empresa. La evolución salarial, en sus palabras, “no debe ser homogénea”. “La moderación salarial ha permitido un aumento de la renta, del empleo y del consumo. Ha sido fundamental para la mejora de competitividad de la economía estos años”, ha recordado Hernández de Cos.

El empleo pierde fuelle

El empleo de las grandes empresas de hecho creció a menor ritmo (un 1%) hasta septiembre de 2016 que en el mismo periodo de 2015 (1,4%). Junto a ello, el resultado de las empresas hasta el tercer trimestre de 2016 -compuesto sobre todo por grandes compañías, ya que del resto el Banco de España aún no tiene datos-, repuntó un 12,9%, frente al 43,9% que aumentó en el mismo periodo de 2015. La mejora del valor añadido bruto (un 3,3% de crecimiento) y la caída de los gastos financieros (que menguaron un 9% en estos nueve meses frente a 2015) explican estos datos. Ello también abundó en un mayor pago del Impuesto de Sociedades.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios