Economía

La banca española reordena sus filiales «online»

BBVA y Bankia absorben Uno-e y Bankialink, el Popular transforma Bancopopular-e en Wizink, Caixabank se desprende de Selfbank y Bankinter desarrolla Coinc

Las entidades están focalizando sus esfuerzos en la banca a través del móvil
Las entidades están focalizando sus esfuerzos en la banca a través del móvil - EFE

La irrupción de ING Direct en el mercado financiero español en la pasada década obligó al reto de entidades a lanzar sus propios bancos 100% «online», con una marca diferente de la tradicional, con la misma estrategia que el grupo holandés: comisiones cero y altas remuneraciones. El Santander creó iSantander y Openbank, BBVA lanzó Uno-e, Caixabank constituyó Selfbank, el Popular probó con Bancopopular-e y Oficinadirecta y el Sabadell mantiene Activobank. Ahora, tras la reestructuración bancaria y en plena revolución digital, todas esas entidades están repensando esa estrategia y reordenando esas filiales nativas digitales.

El último movimiento en este sentido lo ha decidido dar Bankia, que absorberá su filial Bankialink. La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri integrará a partir del próximo 22 octubre esa marca bajo la única de Bankia. Los clientes de Bankialink verán cambiada la numeración de sus cuentas, que pasarán a estar domiciliadas en una oficina del grupo, y recibirán una nueva tarjeta de débito. Esto es, pasarán a ser usuarios de Bankia, aunque mantendrán la exención de comisiones en sus productos durante 12 meses. Pasado ese plazo serán transferidos al programa sin comisiones de Bankia si cumplen los requisitos.

La absorción de la marca digital por la matriz del grupo es una de las tendencias observadas en el mercado bancario en los últimos meses. BBVA, cuya estrategia digital está concentrada plenamente en la matriz, hizo lo propio con Uno-e a finales del pasado mes de marzo. Del mismo modo, y tras absorber su filial Banesto, a finales de 2014 integró iSantander, antigua iBanesto, pues ya contaba con otra marca «online», Openbank, que todavía mantiene.

Los expertos explican que esas absorciones tienen toda la lógica porque a día de hoy, con los nuevos hábitos digitales casi generalizados entre toda la población, non tiene sentido segmentar a la clientela entre bancos tradicionales y digitales. Además, las propias matrices están digitalizando su negocio y estructuras de arriba a abajo como fórmula de reducción de costes en un momento en que necesitan recuperar rentabilidad.

Caixabank, que mantenía desde 2006 una alianza con Société Général vendió a este banco francés su mitad en Selfbank, el banco «online» que habían desarrollado conjuntamente en España. En su lugar, la entidad catalana lanzó Imaginbank, entidad que opera exclusivamente a través del teléfono móvil. De hecho, una tendencia común a todas las entidades financieras es la de focalizar los esfuerzos en el desarrollo de la operativa a través de los «smartphone».

Otro grupo que ha reordenado últimamente su estrategia es Banco Popular, que contaba con Bancopopular-e y Oficinadirecta, que había heredado del Pastor. La entidad presidida por Ángel Ron ha transformado el primero en Wizink, plataforma especializada en tarjetas de crédito y productos de ahorro, y Oficinadirecta, que se ha quedado como el banco digital de referencia del grupo. El Sabadell, por su parte, mantiene intacto su banco nativo digital, Activobank.

Bankinter, por su parte, ha lanzado en los últimos años una plataforma digital, Coinc, inicialmente solo como un portal de ahorro mediante una cuenta a la vista remunerada. Sin embargo, poco a poco el banco dirigido por María Dolores Dancausa está llenando de contenido esa filial, primero con descuentos al comprar en Amazon, luego la domiciliación de recibos y a lo largo de este año prevé lanzar también una tarjeta y entre uno y tres productos más asociados a esa cuenta.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios