Argentina quiere que España pase de segundo a primer inversor

Hay oportunidades en renovables, turismo, innovación y telecomunicaciones

MADRIDActualizado:

El nuevo Gobierno de Argentina empieza a moverse para buscar inversores. El ministro de Hacienda y Finanzas de ese país, Alfonso Prat-Gay, visitó España esta semana y el mensaje fue meridianamente claro: «queremos que España pase de segundo inversor extranjero en el país a primero».

La idea que transmitió el ministro a los miembros de la CEOE con que se reunió en Madrid es que «los principales ejes de la gestión del presidente Macri se centran en reordenar el desorden, empezar a reconstruir el capital social y la credibilidad saldando deudas con los acreedores, los pensiones, etc. y destinar una mayor cantidad de recursos fiscales a aquellos sectores de la población que más lo necesitan».

En el terreno macroeconómico el objetivo del nuevo inquilino de la Casa Rosada es reducir la inflación del 30 al 5% en los próximos cuatro años, rebajar la presión tributaria y facilitar los requisitos para la inversión con el fin de aumentar considerablemente la participación del sector privado, ya sea local o extranjero en los diversos proyectos previstos en el país.

El Gobierno de Argentina cree que hay oportunidades muy importantes de inversión en el país en sectores como el de las energías renovables, el turismo, la innovación o las telecomunicaciones, entre otros.

El país crecerá este año un 1%, según el Gobierno, mientras que el FMIprevé una contracción de un 1%

Desde el lado español Antonio Garamendi, vicepresidente de CEOE y presidente de Cepyme, se refirió durante su intervención a la reciente visita que realizó una delegación de la patronal española a Argentina y destacó que «algunas de las medidas macroeconómicas y estructurales adoptadas supondrán un importante cambio en la economía del país a corto y medio plazo».

Por su parte el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, aseguró que «las señales positivas de la gestión del nuevo Gobierno no pasan desapercibidas entre nuestra comunidad empresarial y nos hacen atisbar una nueva etapa de crecimiento, prosperidad y estabilidad para la economía argentina».

Retos

Entre las medidas recientes adoptadas figuran la eliminación del sistema de control de exportaciones, el inicio del desmantelamiento de las tasas a la exportación, la lucha contra la inflación o la supresión del cepo cambiario.

Uno de los principales retos del nuevo Gobierno es luchar contra la desaceleración económica que afecta al país argentino desde finales de 2014 tras una década de crecimiento ininterrumpido y muy elevado por periodos (8,6% de media anual entre 2003 y 2007) aunque basado en los altos precios internacionales de sus exportaciones de soja, trigo y maíz, principalmente. El crecimiento de la economía argentina fue del 2,1%, con una marcada desaceleración en el tercer y cuarto trimestre y para este año ha sido rebajado a la baja, en línea con lo que ha ocurrido en Brasil, de modo que el PIB crecerá este año tan solo entre el 0,5 y el 1%, cifra que es superior al -1% de decrecimiento que prevé el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Además, la CEOE defendió en el encuentro con el ministro argentino la importancia de la consecución de un acuerdo entre la UE y Mercosur, tanto en el seno de Businesseurope (la patronal europea) como frente a las instituciones europeas. El comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, se reunirá en los próximos días con los ministros de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi, y Argentina, Ricardo Buryaile, para «establecer el nivel de ambición» en la negociación de un acuerdo de asociación entre la UE y Mercosur.