Economía

Así es Aramco, la petrolera saudí que vale el doble del PIB de España

El presidente de la compañía, Amin H.Nasser, ha sugerido que la compañía saldrá a Bolsa en 2018

Amin Al-Nasser, presidente de Amraco
Amin Al-Nasser, presidente de Amraco - AFP
S.E. Madrid - Actualizado: Guardado en:

La privatización del 5% de la petrolera saudí estatal Aramco, prevista para 2018, será la mayor salida a Bolsa jamás registrada en el mundo, según anunció ayer el presidente de la compañía, Amin H. Nasser, en el XXIII Congreso Mundial de Energía.

Nasser no quiso definir el valor de estas acciones, pero prometió que será «muy, muy superior a la mayor salida a Bolsa registrado hasta ahora, la de Alibaba, con 25.000 millones», en referencia al gigante chino lanzado en 2014. El ministro de Energía saudí, Khalid al Falih, estimó el pasado lunes el valor de Aramco en unos dos billones de euros, lo que arrojaría un precio de unos 100.000 millones por el 5% de la compañía, prácticamente el doble de lo que representa el PIB de España.

Nasser matizó que el porcentaje del 5% es aún orientativo y debe ser confirmado por las autoridades, pero indicó que no sería razonable vender un porcentaje mayor del gigante petrolero, por ser «demasiado grande». El ejecutivo no quiso confirmar aún en qué Bolsa se efectuaría la operación, prevista para 2018, e indicó que todavía se analiza cuál sería la ubicación que ofrece las mejores posibilidades a las acciones del petróleo saudí. «Nueva York, Londres, Hong Kong... no hemos quitado de la mesa ninguna opción», dijo Nasser.

El atractivo de Aramco consiste en que las reservas que maneja no están solo entre las mayores del mundo sino también son las de extracción más fácil y barata. Nasser anunció que el dinero obtenido por la venta de acciones se utilizaría para diversificar las industrias de Arabia Saudí, expandir el sector del gas y el químico y reducir la dependencia del reino del oro negro.

El crudo Brent se frena

Por otra parte, la cotización de petróleo Brent, de referencia para Europa, registró ayer un ligero descenso, hasta los 52,41 dólares, después de que el lunes cerrase a 53,14 dólares, su precio más alto desde hace doce meses.

Los expertos siguen dudando aún de que vayan a fructificar los acuerdos verbales que han alcanzado en los últimos días diversos países, como Arabia Saudí, Venezuela y Rusia, para congelar, e incluso reducir su producción en 2017 para forzar una subida de los precios internacionales del crudo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios