eeE
eeE - ABC

Amigo de la tecnología y con aversión tanto a las comisiones como al riesgo, así es el usuario de banca

El comparador Rastreator.com, a partir de los resultados del «IV Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente», elabora un retrato del cliente de las entidades financieras en el que la diversificación crece

MadridActualizado:

Los españoles nos acercamos a las entidades financieras con unos conocimientos todavía escasos, evitamos en lo posible el pago de comisiones y va ganando cada vez más peso el uso de la tecnología, concretamente, la posibilidad de poder operar o no a través de internet. Con estos trazos han dibujado al cliente de la banca española en 2018, desde el comparador Rastreator.com, que ha elaborado el «IV Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente». Estos son las cinco características principales que rodean al usuario de banca en España:

1. Con escasos conocimientos financieros: Si para tomar determinadas decisiones financieras es necesario ciertos conocimeintos, que permitan al consumidor formarse su propio criterio y seleccionar las opciones más idóneas a nuestras necesidades. En concreto, resulta llamativo queun 36,6% de los españolesha asegurado que en alguna ocasión ha contratado un producto financiero sin entender bien todo lo que implica. Todo ello, a pesar de los esfuerzos e iniciativas impulsadas desde el BAnco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre educación financiera. Un 64,3% de los participantes en el «IV Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente» confiesan que sus conocimientos en materia financiera son escasos.

2. Cero comisiones: El 65,3% de los consultados por Rastreator.com lo que más valoran de una entidad bancaria es que no le cobren comisiones. Esta exigencia se sitúa a la cabeza del ranking a la hora de escoger banco o entidad bancaria, por encima de otras como la digitalización de ésta, la rentabilidad que ofrecen sus productos o la transparencia del banco.

3. Tiene a la tecnología como aliado: Desde el comparador han destacado que se ha incrementado la trascendencia que para el usuario español tiene el hecho de que su banco le permita gestionar todo a través de internet. Al 44,5% esto le parece decisivo - posicionándose como el segundo elemento más valorado por los clientes, por detrás de «cero comisiones bancarias» – e incluso el 69% ya hace todas sus gestiones bancarias online.

De igual modo, el cliente de banca también usa la tecnología a la hora de tramitar pagos- en concreto, ocho de cada diez encuestados han afirmado que pagan a través de plataformas de pago online y móvil- y pasra infomarse de las diferentes opciones que ofrece el mercado. En concreto, el 56,8% usa comparadores de precios para productos financieros.

4. Diversifican entre varias entidades: El «IV Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente» ha revelado que la mayoría de los usuarios buscan la mejor oferta o promoción de cada entidad financiera y prefieren diversificar su dinero, con un banco para sus ahorros, otro para los gastos del día a día u otro para la nómina, por ejemplo.

El 54,5% de los participantes ha reconocido que tiene varias cuentas en entidades bancarias diferentes y el 47% tiene más de dos tarjetas de crédito o débito. En este sentido, si bien es cierto que operar con más de una entidad a la vez puede sumar algunas ventajas –como disfrutar de una promoción concreta, tener acceso a un mayor número de cajeros de forma gratuita o aprovechar descuentos puntuales en las facturas– conocer las condiciones de estos productos es fundamental para evitar sustos en el futuro por posibles recargos o comisiones inesperadas.

5. Aversión al riesgo: A pesar de que un mayoritario 57,6% de los consumidores han asegurado valorar más la rentabilidad que puede obtener por su dinero frente al riesgo a asumir. Sin embargo, a partir de los datos parece que los españoles todavía son recelosos a la hora de invertir: El 41,5% de los encuestados ha admitido que destina dinero a la inversión, motivado principalmente por la búsqueda de un mayor rendimiento para sus ahorros. En cambio, entre este segmento de la población, más de la mitad (55,6%) ha asegurado que lo hace siempre en pequeñas cantidades, por la aversión a asumir riesgos y por las bajas rentabilidades que ofrece el mercado. Precisamente, los españoles apenas dedican de media un 6% de sus ingresos a la inversión.