Economía

Alemania mantiene embridado el gasto

El país germano considera que invierte ya más que el resto de socios europeos y que la inversión adicional debe surgir necesariamente del sector privado

La canciller alemana, Angela Merkel (c), conversa con su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble (i); y de Transporte, Alexander Dobrindt
La canciller alemana, Angela Merkel (c), conversa con su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble (i); y de Transporte, Alexander Dobrindt - EFE
ROSALÍA SÁNCHEZ Corresponsal En Berlín - Actualizado: Guardado en:

Tanto el Bundesbank como el gobierno de Alemania cuentan todavía con un crecimiento de la economía germana para 2017 del 1,4%, pero el instituto de Economía (IW), en su informe de otoño, avanza que ese pronóstico no podrá cumplirse y que el PIB alemán no alcanzará más que un 1% raso el año que viene, con un descenso de las exportaciones más drástico todavía del que calculaba hasta ahora Berlín. Estima que las exportaciones habrán crecido un 3,0% a cierre de 2016 y solamente un 2% en 2017, ya incluida una proyección adaptada al efecto Brexit, pero todavía sin incluir el efecto Trump sobre el intercambio con uno de sus principales socios comerciales, Estados Unidos. Y a pesar de todo esto, el gobierno no prevé aumentar el gasto.

Todo lo contrario. El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se ha enfrentado este martes, durante el pleno presupuestario del parlamento, a la Comisión Europa, que reiteradamente ha recomendado a Berlín que eleve la inversión pública. Schäuble cuenta con un amplio margen fiscal, pero considera que invierte ya más que el resto de socios europeos y que la inversión adicional debe surgir necesariamente del sector privado, no del público.

"Creo que las recomendaciones de la Comisión van de alguna forma al destinatario equivocado", dejó caer, durante su defensa de unos presupuestos que serán definitivamente aprobados este viernes y que continúan la trayectoria de consolidación y déficit cero. Desde que Merkel llegó a la Cancillería en 2005, Alemania ha aumentado sus ingresos un promedio anual en un 3,3 % y ha elevado su gasto también en promedio un 2,3 % , al tiempo que las inversiones repuntaban anualmente en un 3,9 %. En comparación, este es el argumento de Schäuble, los demás países europeos han incrementado sus ingresos en un 2,7 %, su gasto en un 2,5 % y su inversión ha aumentado una media del 0,7 %. Schäuble, por tanto, no solo no acepta la crítica de Bruselas, sino que la devuelve envuelta en una queja: “Bruselas se está desviando de su misión de supervisar que se cumplan las normas presupuestarias comunitarias en todos los países miembros”.

A pesar de sus cifras de escaparate, el ministro alemán evita la autocomplacencia y advierte que “no debemos dormirnos sobre los éxitos alcanzados”, porque los gastos van a aumentar en los próximos años debido al “reto migratorio” y la “evolución demográfica”.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios