Botellas de la marca Lanjarón en la planta de embotellamiento de la empresa
Botellas de la marca Lanjarón en la planta de embotellamiento de la empresa - ABC

El agua con el que fluye todo un pueblo

Lanjarón celebra dos siglos de historia en plena expansión nacional tras un crecimiento en 2017 del 10% de su facturación

Lanjarón (Granada)Actualizado:

A los pies de Sierra Nevada, a medio camino entre Granada y Motril, se yergue una empresa de aguas que este 2018 cumple 200 años: Lanjarón. Dos siglos de historia que nacieron con la declaración del agua de sus manantiales como mineromedicinal. Hoy, la compañía, propiedad del Grupo Danone, aspira a perpetuar el idilio entre el pueblo y la sociedad; entre personas y negocio; entre turismo y medioambiente. Porque Lanjarón no solo explota el agua entre placas tectónicas de la Alpujarra, sino que su compromiso va más allá: con el pueblo, con su gente, con Andalucía y con España.

En un viaje a la zona organizado por Danone, basta un vistazo para comprobar que el agua «oficial» de esta comunidad autónoma es Lanjarón. De hecho, es allí donde tiene el 50% de su facturación, sin desdeñar el repunte en Cataluña, Baleares y Madrid. En 2017 aumentaron un 10% sus ventas a nivel nacional y entre los logros de los que más se enorgullecen es el de estar presentes ya en el 14% de los hogares españoles porque su filosofía es que el agua es salud, vida, fortaleza.

El globo de promoción que llevó Lanjarón a la zona
El globo de promoción que llevó Lanjarón a la zona - ABC

Tal es así que Lanjarón está considerado por la OMS como el pueblo más longevo de España. Por el agua dicen que es. Solo hace falta escuchar a François-Xavier Lacroix, director general de Aguas Danone, para darse cuenta de que siente debilidad por esta empresa. «Queremos que cada año Lanjarón sea más fuerte», dice como un mantra el directivo, al tiempo que asegura que proteger el ecosistema de la zona y la sostenibilidad son otras de sus metas. «La calidad de nuestro producto depende de la calidad del medio ambiente», afirma el directivo francés. En consonancia, el alcalde de Lanjarón, Eric Escobedo, también pone en valor a esta empresa: «Es la mejor empresa local», señala.

Desde el cielo

A vista de pájaro se aprecia un entorno natural en Sierra Nevada que Lanjarón cuida al detalle. Desde un globo aerostático, la grandeza de un pueblo que vive, en gran parte, del agua se hace más evidente. Casas bajas, un balneario, incontables hoteles, múltiples fuentes y, al fondo, la planta embotelladora de Lanjarón, la segunda más eficiente del Grupo Danone.

Esta planta da empleo a unas 200 personas en el pueblo y produce al año 305 millones de litros de agua. Entre dos y cinco minutos dura el proceso de producción de sus diferentes tamaños de botella. Precisamente presumen de haber lanzado en 2017 un envase de 50% plástico PET reciclado y 100% reciclable. Y este junio de 2018 sacarán al mercado un nuevo modelo fabricado al 100% con ese mismo plástico reciclado y también 100% reciclable.