ABC

La aceituna negra española se encarece un 22% en EE.UU. por los aranceles

Los productores nacionales advierten de que las ventas pueden caer hasta un 80%

MadridActualizado:

La aceituna de mesa española se ha convertido en uno de los productos más perjudicados por las medidas proteccionistas de Trump. En noviembre se aprobó un arancel sobre este producto del 4,47% al que se le unió, el pasado 19 de enero, otro del 17,13%. Ambos son de aplicación inmediata y, según la patronal española Asemesa, harán caer las ventas un 80% en los próximos meses.

Los dos impuestos tienen su origen en las investigaciones todavía no resueltas de forma definitiva por parte del Departamento de Comercio de Estados Unidos. Desde el pasado mes de julio, este organismo está comprobando, tras la denuncia de empresas californianas, si los agricultores españoles realizan «dumping» al vender su producto y si las ayudas europeas que reciben gracias a la Política Agraria Común (PAC) son ilegales.

Antonio de Mora, secretario general de la Asociación de Exportadores de Aceituna de Mesa (Asemesa), recuerda que, debido a estos impuestos, la aceituna de mesa tendrá que hacer frente a una subida de precios del 22% respecto a sus competidores, lo que prácticamente «le expulsa del mercado», en favor de países como Portugal, Grecia, Maruecos y Turquía. «Nuestras previsiones iniciales apuntan a una caída inicial del 80% de los 70 millones de euros que se registran en ventas anuales, pero se puede perder el total», explica. Y es que la resolución definitiva del conflicto, que se espera para verano, podría suponer el cierre del mercado para España durante cinco años, un periodo que además podría ser prolongado durante otro lustro.

En total, este bloqueo podría suponer unas pérdidas de 700 millones de euros para el sector de la aceituna de mesa española, que en la actualidad posee una cuota de mercado del 33% en Estados Unidos, según Asemesa. La pérdida de esta posición pondría en riesgo dos millones de jornales, 300 empresas y en torno a 8.000 trabajadores, apuntan los cálculos de la Junta de Andalucía. «Teniendo en cuenta las medidas preliminares que se están tomando, no tenemos demasiada confianza en que la investigación se resuelva de forma favorable», explica el secretario general de Asemesa. La última esperanza del sector se encuentra en la International Trade Commission (ITC), que está realizando una tercera investigación y que podría con un veredicto favorable tumbar todos los aranceles impuestos.

«Incluso los países amigos deben cumplir las reglas», sostuvo Wilbur Ross, el secretario de Estado de Comercio de EE.UU., cuando anunció el primer arancel. Esas «reglas», según denuncia Asemesa, echan por tierra no solo la posición del sector, sino todo el sistema de subvenciones ideado por la PAC.

Verificadores americanos en los olivares españoles

Por otra parte, un equipo de verificadores americanos se desplazará en los próximos meses a España como parte de la investigación abierta por el Departamento de Comercio. Según explican desde Asemesa, la labor de estos investigadores será comprobar si existen «incoherencias» entre la información suministrada por la Administración y la que han proporcionado las empresas investigadas.

En el caso de que estos expertos concluyan que así ha sido, las sanciones al sector de la aceituna de mesa irían más allá de los dos aranceles impuestos hasta el momento y se impondrían «las peores condiciones posibles», explican desde la asociación de empresas exportadoras.