Sede de Abertis en Pedralbes, en Barcelona - ABC

Abertis, Cellnex y Colonial deciden hoy si trasladan su sede fuera de Cataluña

El visto bueno de la CNMV a la OPA de Atlantia sobre Abertis es inminente

MadridActualizado:

Al consejo de Abertis parece que se le acumula el trabajo. Mientras permanece expectante ante la decisión de la CNMV sobre la oferta de compra que pesa sobre el grupo, hoy se reunirá para tratar un asunto urgente que se repite desde el pasado jueves entre la mayoría de empresas catalanas. Su cambio de sede fuera de Cataluña. Tras la decisión de su principal accionista, CriteriaCaixa con el 22,25%, que anunció el sábado trasladar de forma temporal su sede de Barcelona a Palma de Mallorca, ahora es el turno de Abertis y de Cellnex, de la que la primera es accionista mayoritario con un 34% de la segunda.

Desde su creación, Abertis tiene sede social en Barcelona, ubicada desde 2015 en la Avenida Pedralbes. Para muchos expertos del mercado el cambio lógico sería su traslado al edificio que el grupo presidido por Salvador Alemany tiene en el Paseo de la Castellana, en Madrid, donde también está Cellnex, si bien, tal y como ha ocurrido con otras empresas catalanas, podrían optar por ubicaciones más cercanas a la cultura catalana, como en la región valenciana.

Casi una veintena de grandes empresas, entre ellas Caixabank, CriteriaCaixa, Fundacion La Caixa, Gas Natural Fenosa, Banco Sabadell y Aguas de Barcelona, han anunciado que trasladan sus sedes sociales fuera de Cataluña ante la incertidumbre jurídica que ha generado el proceso independentista, situación que podría agravarse en los próximos días ante la posibilidad de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, haga mañana una declaración unilateral de independencia.

También Inmobiliaria Colonial reunirá hoy de fibra extraordinaria su consejo para decidir si se marcha de Cataluña. La inmobiliaria, que emplea como sede un edificio en la Avenida Diagonal de Barcelona, no ha querido hacer comentarios sobre esta cuestión. Colonial está decidida a mudarse fuera de la región a pesar de tener sus principales activos allí. De hecho tenía como inquilinos en uno de sus edificios a Caixabank y Gas Natural en Barcelona.

Un caso especial

Pero el caso de Abertis es más complejo que el resto. Podría cambiar su sede a la par que la CNMV de su aprobación a la OPA que la italiana Atlantia lanzó el pasado mayo sobre el grupo dirigido por Salvador Reynés. Y es que con el fin de solventar las suspicacias que la operación había planteado al Gobierno, que en última instancia debe pronunciarse sobre el cambio de control de los activos de Abertis, por su carácter estratégico y por ser, en última instancia, de titularidad estatal, Atlantia se comprometió en su folleto a mantener la sede de Abertis en España.

Fuentes conocedoras del proceso abierto sobre Abertis explicaron a este periódico que la aprobación de la oferta de Atlantia es inminente. Tras haberse pospuesto su aprobación prevista para el consejo del regulador del pasado 28 de septiembre, la italiana, que había ofrecido 16.300 millones, 16,5 euros por acción con la opción de canjear títulos de Abertis por acciones de Atlantia, espera una contraoferta por parte de ACS en los próximos días.

Y es que la constructora presidida por Florentino Pérez ya tiene armada su oferta, a través de su filial alemana Hochtief, después de tres meses buscando inversores internacionales. Las fuentes consultadas afirman que la oferta de la constructora no se financiaría con deuda sino que buena parte del dinero lo pondría un pool de fondos (que entrarían como accionistas de Hochtief) por un montante superior a los 17.000 millones, en el entorno de los 18 euros por acción y con un retorno del negocio de un 20%.