Abanca, sola en la puja por Deutsche Bank tras la renuncia de BBVA

El banco alemán estudia ya la oferta del grupo gallego pese a ser también a la baja

MADRIDActualizado:

La venta del negocio minorista de Deutsche Bank en España entra en su recta final y Abanca está cada vez más cerca de hacerse con la red en nuestro país del primer banco alemán. Según fuentes consultadas por ABC, la entidad heredera del antiguo Novagalicia Banco se ha quedado sola en la puja tras la salida primero de Targobank (Crédit Mutuel) y ahora también de BBVA.

El grupo bancario presidido por Francisco González estudió la operación y presentó al banco germano una oferta no vinculante. Sin embargo, en la recta final la entidad ha decidido retirase de la puja final por discrepancias en el precio de la operación, según las fuentes consultadas.

De esta forma, la dirección de Deutsche Bank España ya solo tendría ahora mismo sobre la mesa la propuesta de Abanca, y estaría cerca de iniciar conversaciones en exclusiva con el grupo presidido por Juan Carlos Escotet.

El banco alemán debe decidir si acepta esa oferta o la declara insuficiente y aplaza de nuevo la enajenación, parte del proceso de reestructuración de Deutsche Bank a nivel global. Además, la transacción deberá ser chequeada por el Banco de España y el Banco Central Europeo (BCE).

El precio sigue siendo el principal obstáculo para su cierre. Deutsche Bank España inició su venta con el objetivo de obtener unos 2.000 millones, pero el escaso interés le obligó a rebajar ese precio al entorno de los 700 millones.

Las ofertas no vinculantes que ha recibido seguirían sin llegar a esa cuantía: la más jugosa, la de Abanca, estaría en torno a los 500 millones, según las mismas fuentes. Más aún teniendo en cuenta que la operación deja fuera del perímetro el jugoso negocio de banca privada y de empresas de la firma.

Deutsche Bank España cuenta con 11.701 millones de euros en depósitos, unos 700.000 clientes, 235 oficinas y casi 2.600 empleados, estructura suficiente para que la entidad formada por las antiguas Caixa Galicia y Caixanova pueda volver a expandirse fuera de su territorio de origen.