Abanca extenderá su red comercial con la compra de Deutsche Bank en Portugal
Abanca extenderá su red comercial con la compra de Deutsche Bank en Portugal - MIGUEL MUÑIZ

Abanca gana 155 millones, un 1,5% más, al liberar provisiones y por la mayor actividad

S&P ratifica que la crisis del venezolano Banesco, propiedad del dueño de Abanca, no afecta a la entidad gallega

MADRIDActualizado:

Abanca ha cerrado los tres primeros meses del ejercicio con un beneficio de 155 millones de euros, lo que supone una mejora del 1,5% respecto al primer trimestre de 2017. La entidad fruto de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova ha presentado unos resultados que evidencian una mejora de los ingresos puramente bancarios, y en los que la posibilidad de liberar provisiones o recuperar fallidos por la mejora de la calidad del balance le permite compensar la caída de los ingresos extraordinarios y el aumento de los gastos.

La comunicación de estos resultados llega solo unos días después de que el propietario de Abanca, Juan Carlos Escotet, tuviese que abandonar de forma repentina la presidencia no ejecutiva de la entidad para regresar a su país de origen, Venezuela, y atender la crisis que afecta a su otra entidad, Banesco. El régimen de Nicolás Maduro, en plena campaña electoral, intervino la primera entidad privada de ese país y encarlecó a once de sus directivos alegando connivencia con el mercado negro del dólar.

El banco gallego ha reiterado en los últimos días que esa situación no le afecta de ninguna manera, pues Escotet ha separado societariamente ambos grupos y la sede social de la matriz de Abanca se encuentra en Madrid. Así lo corrobora también la agencia de «rating» Standard & Poor's, que este mismo miércoles ha señalado que «estos eventos no afectan a las calificaciones sobre Abanca». «Aunque el señor Escotet controla una mayoría de Abanca y Banesco, los dos bancos operan de forma totalmente independiente y están regulados por distintas autoridades», añade la firma, explicando que ambos bancos apenas cuentan con financiación o préstamos cruzados.

Abanca, que acaba de adquirir el negocio de Deutsche Bank en Portugal, mejoró su margen de intereses en el primer trimestre casi un 15%, a 127,7 millones de euros, al crecer un 6% en nueva financiación. Además, la entidad incrementó su facturación por comisiones un 9,1%, a 42,6 millones, al aumentar un 19,2% la venta de fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro y un 6,6% la de pólizas generales. De esta forma, el negocio recurrente de la entidad mejoró un 13,4%, a 170,3 millones.

Sin embargo, los menores ingresos derivados de operaciones financieras como la compraventa de renta fija hizo que los ingresos totales del grupo descendiesen un 6,4%, a 265,5 millones. A ello hay que sumar un incremento de los costes del 4,8%, lo que reduce su resultado de explotación. Ahora bien, la buena calidad de su cartera crediticia le ha permitido generar ingresos por la recuperación de fallidos y reducir las provisiones ordinarias frente a posibles impagos, y amortiguar así esos impactos negativos en las cuentas.