Vendée Globe

Semanas de calma ante meses de tormentas

Los regatistas de la vuelta al mundo en solitario ultiman los preparativos ante una inminente salida

Semanas de calma ante meses de tormentas

Todos están inmersos en el ambiente del Village de la Vendée Globe, ocupados con entrevistas, firma de autógrafos que pide el público en los pantalanes, visitas de los patrocinadores… mientras todo el mundo quiere darles la mano. “Tendremos que tener cuidado, porque vamos a echarlo de menos cuando estemos en el mar”, decía ayer en el pantalán el francés Kito de Pavant. ¿Cómo pasan los patrones estas últimas tres semanas en tierra? ¿Qué hacen cada día? ¿Cómo descansan? ¿Cuándo entrarán realmente en su pequeño mundo de navegante solitario? Los patrones nos cuentan cómo son sus días en medio de la multitud.

Algunos están ocupados con los últimos detalles, haciendo ajustes, porque antes no han tenido el tiempo o dinero suficiente. Otros han logrado escapar de eso y pueden descansar más, ya que sus barcos están listos. El suizo Alan Roura (La Fabrique) es uno de aquellos para los que estas últimas tres semanas se hacen muy cortas: “Todavía tenemos mucho que hacer de cara a la salida. No tendré mucho tiempo para nada más. Estaré muy liado en el barco”. Jean Le Cam (Finistère Mer Vent) también reunió el presupuesto tarde y está sacando rendimiento a estos últimos días para trabajar en los aspectos técnicos: “No hay tiempo para el relax. Durante todo este año no he tenido tiempo para eso”.

Público y patrocinadores juntos

Con un millón de visitantes en el Village de 2012, la Vendée Globe es el único evento náutico de estas características con fans, turistas y público en general tan cerca de los patrones, barcos y equipos. Desde la llegada de los participantes el pasado jueves, el pantalán ha estado lleno de gente. Y los patrones lo tienen en cuenta: “Es el momento en que nos reunimos con el público y los patrocinadores; y lo disfrutamos”, decía Jean-Pierre Dick (StMichel-Virbac). Vincent Riou (PRB) también aprovecha al máximo este momento: hablará con 350 clientes de PRB sobre su pasión por navegar alrededor del mundo en solitario, algo que hace por cuarta vez: “Así funcionan nuestros proyectos. Queremos ver a todos aquí, a los que nos apoyan, tenemos que compartir esta pasión por la Vendée Globe con ellos”. Cada navegante cuenta con una detallada agenda organizada por sus jefes de prensa o por un miembro de su familia, para así poder tomarse un respiro de cuando en cuando. “Tengo algo de tiempo libre por la mañana y por la tarde, así que puedo surfear, nadar o correr. Intento mantener mi rutina”, apunta el patrón francés Sébastien Josse (Edmond de Rothschild). Su compatriota Yann Eliès (Quéguiner-Leucémie Espoir) nunca va sin su Figaro ni su tabla de surf. A las 8 de la mañana, el domingo, estaba surfeando y espera navegar en su Figaro Bénéteau 2 tres o dos días para así seguir en contacto con el mar.

Tiempo libre antes de salir

Mientras Jérémie Beyou (Maître CoQ), Fabrice Amedeo (Newrest-Matmut), Vincent Riou (PRB) y la mayoría de los patrones no franceses, como el americano Rich Wilson (Great American IV) o el japonés Kojiro Shiraishi (Spirit of Yukoh), tienen su base en Les Sables d'Olonne durante estas tres semanas, otros han decidido tomarse unos días libres fuera para tomar un poco de aire. “Durante estos días libres haré vida normal, practicando algo de deporte, cuidando a mi hijo y saliendo un poco”, subraya Thomas Ruyant (Le Souffle du Nord pour le Projet Imagine). Jean-Pierre Dick hará trekking con su pareja para intentar olvidar todo y descansar algo. La idea de todos es reducir el nivel de estrés. Y cada uno tiene su propio método mientras esperan ansiosos las 13:02 horas del 6 de noviembre.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios