Volvo Ocean Race

María Bertrand: «Hay que llevar comida para dos etapas»

«Australia es un sitio muy estricto en cuanto a que no se puede entrar con comida, así que deben llevar ya a bordo la comida de la siguiente etapa, que irá sellada»

Ciudad del CaboActualizado:

Con salida en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y llegada en Melbourne (Australia), la tercera etapa de la Volvo Ocean Race es una de las más esperadas de esta edición, y posiblemente también una de las más complicadas tanto a nivel de navegación como de logística. Para los tripulantes, cruzar el océano Sur siempre representa uno de los mayores desafíos de este deporte. Para el equipo de tierra, el principal reto es que todo funcione a nivel logístico en una parada de sólo seis días.

María Bertrand, jefa de logística del Mapfre, explica que “lo principal es que, como no tendremos en Australia los containers con todo el material, el equipo de tierra está preparando con antelación todos los recambios y cosas que se puedan necesitar y que haya que enviar a Melbourne junto con las maletas de los tripulantes, los ordenadores, y todo el material necesario en caso de que haya que sacar el barco del agua (defensas, fundas de la cubierta, etc.). En definitiva, cosas que normalmente llevarías en un container”.

“También hay que tener en cuenta que, al ser una parada tan corta, tampoco hay muchos días allí para encontrar lo que se necesite, y el hecho de que coincida con la Navidad también hace que sea una etapa un poco más difícil para los temas de logística”.

En cualquier caso, la previsión del material, los repuestos y el contar con sólo con seis días en tierra antes de que comience la siguiente etapa no son los únicos factores que los equipos deben tener en cuenta antes de la llegada a Melbourne. La gestión de la documentación, los visados y sobre todo la previsión de la comida que el Mapfre llevará a bordo en la siguiente etapa son clave a la hora de preparar la llegada a Australia.

“Hay que preparar con antelación todo el papeleo del barco, los visados de todo el equipo y luego el tema de la comida. Australia es un sitio muy estricto en cuanto a que no se puede entrar con comida de fuera del país, así que ahora deben llevar ya a bordo la comida de la siguiente etapa, que irá sellada y no se podrá abrir ni sacar del barco en ningún momento”, explica Bertrand.

Así las cosas y tras diez días de preparación y puesta a punto del material, equipo de tierra y tripulación del MAPFRE ya tienen todo listo para afrontar una de las etapas más esperadas de la Volvo Ocean Race 2017-18.