Volvo Ocean Race

El «AkzoNobel» abre brecha en el liderato en el descenso al ecuador

Colocado, junto al «Sun Hung Kai», en el extremo suroeste de la flota, el barco holandés está navegando a una media de 20 nudos, unos cuatro más rápido que sus rivales

Actualizado:

El 'AkzoNobel' holandés de Simeón Tienpont se mantiene con líder solido de la sexta etapa de la Volvo Ocean Race -Vuelta al Mundo por Etapas- cuando la flota se prepara para el cruce del ecuador y los temibles 'Doldrums' que están a unas 500 millas (900 km) al sur.

Colocado, junto al 'Sun Hung Kai', en el extremo suroeste de la flota, el barco holandés está navegando a una media de 20 nudos (38 km/h), unos cuatro (8 km/h) más rápido que sus rivales. Esto le ha permitido lograr 28 millas (54 km) de ventaja sobre el 'Sun Hung Kai', que está 40 (75 km) a estribor de él.

El viento del noreste de 18 nudos (34 km/h) está empujando a la flota hacia el sur y el grupo más al este ha cedido ya más de 50 millas (90 km) y la lucha entre el 'Mapfre' de Xabi Fernández, tercero, y el 'Dongfeng' de Charles Caudrelier, a una milla de él, es incesante y no se pierden de vista ni un minuto.

"Afortunadamente podemos mantener la pequeña ventaja que tenemos, pero en un momento, teníamos más de 100 millas (185 km) de ventaja sobre el 'Brunel' y cuando cayó el viento llegaron a estar a 3 millas (5 km) de nuestra popa, por lo que será una navegación difícil de plantear. Pero somos buenos en eso y mientras hagamos lo que hicimos en la última etapa, estoy tranquilo", comentó Tienpont.

El patrón del barco español, Xabi Fernández reconocía que para ellos "el objetivo es ganar la etapa" pero que además deberán "tener siempre mucho cuidado con el 'Dongfeng' en momentos difíciles como hace dos noches", cuando en la transición sin viento decididieron quedarse junto a ellos, "y creo que ellos hicieron lo mismo".

En el camino hacia Auckland quedan todavía varias transiciones por pasar, las cuales probablemente vendrán acompañadas de momentos de parón y compresión de la flota.

"Todavía queda mucho por delante en esta etapa", recuerda Fernández y añade que ahora están a mil millas (1.850 km) hasta las Islas Salomón. "Quedan todavía más vientos alisios y transiciones que pasar, por lo que habrá muchas oportunidades de cazar a los de delante. Todas las opciones están abiertas", apunta.