Vela aventura

Las tres primeras jornadas del Reto Pelayo Vida

Susana, Carmen y Yolanda nbos describen sus sensaciones por el Mediterráneo

DIA: 1. POSICION: Latitud 38º 38’ NLongitud 0º 11’ RUMBO: 198º. VELOCIDAD: 13 nudos. VIENTO: 12.5 nudos.

FRASE DEL DÍA: Tengo miedo al peso del timón y al frío (Susana)

Hace ya unas horas que hemos salido del puerto de Valencia rumbo a Málaga, nuestra primera escala en la larga travesía hacia Tenerife. Todas estamos muy animadas y preparadas. El optimismo y el ánimo es muy alto entre las cinco navegantes que formamos la tripulación del Reto Pelayo Vida. En el interior del barco aún reina un poco el caos hasta que consigamos ordenar toda la comida y el agua que llevamos a bordo para estas ilusionantes semanas de travesía que nos esperan por delante. Una hora y media después ya está todo colocado. Ha habido una suelta de globos rosas en símbolo de la lucha contra el cáncer.

La despedida del puerto de Valencia ha sido emocionante. Cientos de personas reunidas en el muelle de la Marina Juan Carlos I despidiéndonos. Ha sido emocionante. La patrullera de la Guardia Civil nos ha escoltado por proa y nos hemos dirigido hacia el Real Club Náutico de Valencia. Ahí hemos dado la salida al atravesar una boya de barlovento. Decenas de veleros han comenzado a virar hacia nosotros para dar inicio a la regata.

Después hemos virado para entrar en aguas mediterráneas para dirigirnos al sur rumbo a Málaga. Al ponerse el sol el frio se hace cada vez más intenso. Me toca guardia a las 21:00 horas hasta las 24:00. Me da miedo el peso del barco en el timón. Muy duro. Los brazos llegan a dolerte. Mis compañeras que han bajado de cubierta me indican que hace frio fuera. Hoy toca ponerse mucha ropa para pasar las tres horas de guardia. Muchas emociones juntas entre nosotras. Hoy hemos recibido una carta de nuestros familiares. Nos la ha entregado Eric. En el sobre pone ‘Carta 1’ por lo que entendemos que debe haber más cartas. Ha sido muy emocionante. Ha sido un gran regalo. Nos hemos leído las cartas en voz alta entre las cinco. Hay mucho ánimo. Muchos lloros. Tenemos previsto llegar a Málaga en un día y diez horas.

SUSANA

DIA: 2.POSICION: Latitud 36º 41’ N Longitud 0º 24’ W. RUMBO: 151º. VELOCIDAD: 15 nudos. VIENTO: 14 nudos.

FRASE DEL DÍA: Hoy hemos sabido lo que es el mar y lo traicionero que puede ser (Yolanda)

La noche nos ha castigado con fuerza. Hemos tenido vientos de 35 nudos, fuerte oleaje y frio muy intenso. El barco crujía por los cuatro costados, pero ha aguantado como un valiente. Era impresionante ver como la proa de este velero de 73 pies se levantaba sobre nuestras cabezas y se dejaba caer nuevamente cortando como el filo de un cuchillo el mar negro.

Además es muy duro el cambio de guardia. Tener que enfrentarse al frio. Eso es lo peor. Ver como mis compañeras descienden de cubierta para avisarte del cambio de guardia y llegan con el frio impreso en el rostro. Es impresionante. Me sigue doliendo el costado del golpe del otro día contra la mesa cuando el barco dio un bandazo y salí volando de estribor a babor.

Ahora ya sé que no debo ponerme el pantalón de agua en el lado de estribor debido a la escora que lleva el propio barco al navegar. Ha sido dolorosa la lección.

Lo que ha sido maravilloso es el amanecer divisando la costa malagueña, mi tierra de adopción. También la entrada en puerto ha sido espectacular al entrar en la bocana del puerto, con todos esos gigantes llenos de contenedores, como si nos mirasen con respeto y con cierta admiración de lo que vamos a hacer, a lo que vamos a enfrentarnos ahí fuera.

Nuestra llegada a Málaga ha sido emocionante con nuestras familias en el muelle esperándonos. Para nosotras el verles ahí es emocionante. Familiares, amigos, curiosos que se acercan hasta el Cannonball para enterarse de quienes somos y por qué estamos aquí.

Sobre las 11 de la mañana comienzan a llegar los periodistas cargados de cámaras. Todos quieren saber nuestra historia y por qué nos hemos embarcado en este Reto. Tal vez sea un buen canto a la vida, a la esperanza. Una historia que hay que gritar y contar a todo el mundo. Del cáncer se sale. Del cáncer una se recupera. Incluso llevándote a hacer un reto sin igual como es el cruzar las frías aguas del Atlántico.

Vienen a visitarnos de la Diputación de Málaga y de su Ayuntamiento que nos hace entrega de la bandera de la ciudad. Esta tarde vendrá también su alcalde, un hombre muy popular en la ciudad. Él vendrá a despedirnos al mismo puerto. La verdad es que todo el mundo se está portando fenomenal con todas nosotras.

Sobre las cinco de la tarde, Diego Fructuoso, nuestro patrón, ordena soltar amarras y poner rumbo a la Linea de la Concepción en donde esperaremos hasta que podamos entrar a Gibraltar y repostar combustible para los motores. Después, solo toca cruzar los dedos y atravesar el Estrecho de Gibraltar, las famosas Columnas de Hércules. Nos espera una buena corriente y sobre todo, muchísimo tráfico marítimo. Menos mal que lo cruzaremos en pleno día. Una vez al otro lado, pondremos rumbo a Tenerife, donde esperamos arribar sobre el 13 de noviembre. Ahora solo queda cruzar los dedos y que los buenos vientos nos acompañen hasta las islas Canarias.

Como se dice por aquí, ‘Buena Proa’ a todos…

YOLANDA

DIA: 3. POSICION: Latitud 35º 37’ N Longitud 6º 1’ W. RUMBO: 195º. VELOCIDAD: 8.5 nudos. VIENTO: 14 nudos

FRASE DEL DÍA: No hay cosa más hermosa que ver la puesta de sol sumergiéndose en aguas atlánticas. (Carmen)

Llegamos esta madrugada pasada a La Línea de la Concepción donde hemos atracado. La noche ha sido igual de dura que las anteriores. Oleaje, frio intenso, pero al fin hemos visto tierra. Atracamos a escasas millas del Peñón a la espera de que mañana podamos cargar combustible en Gibraltar. Debido a que navegamos bajo pabellón británico, Wouter paga menosprecio por el litro de combustible. Lo único es que debemos esperar a la mañana para poder hacerlo. Esta noche dormimos en el barco. Se agradece sinceramente después de estas dos últimas noches de castigo en aguas mediterráneas. El ánimo entre mis cuatro compañeras y yo sigue siendo muy alto al igual que la moral. No nos afecta nada. Seguimos con el ritmo de guardias sin parar.

Ya en la mañana las autoridades portuarias nos invitan a tomar café caliente con pastas. Lo malo es que la voz de Diego, nuestro patrón nos hace que tengamos que regresar a bordo para soltar amarras hacia la gasolinera de Gibraltar. En el puerto es fácil divisar las patrulleras británicas de la Navy controlando la entrada del puerto. Media hora después ya estamos listos para partir. Soltamos amarras y nos sumergimos en el problemático Estrecho de Gibraltar. Mucho tráfico marítimo, mucha corriente, vientos cambiantes que llegan desde España y desde el corazón de África que hace difícil la navegación a vela por este estrecho pasillo natural que une el Mediterráneo y el Atlántico.

Divisamos las ultimas ciudades españolas por estribor. Tarifa, Cabo Trafalgar… y por fin el Atlántico. Dejamos atrás decenas de gigantescos barcos cargados de gas, petróleo o contenedores que van a algún lugar del mundo. Es curioso ver las aguas revueltas del Estrecho como se mezclan las calientes aguas mediterráneas con las frías aguas atlánticas creando violentos remolinos. Wouter dice que si el viento es muy fuerte y caes en uno de esos remolinos, puedes pasarlo muy mal para sacar el barco de él.

Una vez que enfilamos proa hacia el sur, bordeando la costa marroquí, Tánger, Larache, el viento se vuelve algo más cálido, menos frío que las noches anteriores.

Si llevamos buena media de velocidad tal vez consigamos arribar al puerto de Tenerife el próximo sábado 12 de noviembre, en lugar del domingo 13 de noviembre.

Es magnífico ver el ánimo de toda la tripulación, no solo de mis cuatro compañeras, si no también del resto. Diego, Iago y Wouter, los regatistas; Raúl, Inés y Eric de prensa; y Alberto, el médico de Quirónsalud que nos acompaña. Bueno, creo que eso es todo por hoy.

Buena proa a todos…!!!

CARMEN

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios