52 Super Series

La Boca del Infierno dictará sentencia

El mejor circuito de cruceros del mundo afronta en Cascais la última prueba de la temporada

La Boca del Infierno dictará sentencia

Cascáis, como ya ocurriera el año pasado, será el juez que decidirá el cajón de la temporada 2016 de 52 Super Series. Si el puesto de honor de ese podio ya tiene casi el nombre y el apellido puesto, Quantum Racing de Doug DeVos, los otros dos lugares de privilegio aún están por decidir. Y hasta cinco equipos lucharán en las aguas del Atlántico por estar el sábado recogiendo el trofeo.

Hasta la fecha sólo cuatro equipos han terminado la temporada en posiciones de podio. En los cuatro años que lleva activo el circuito de 52 Super Series sólo Quantum Racing, Azzurra, Rán Racing y Sled, que fue tercero el año pasado, han finalizado la campaña con trofeo. Ahora mismo los más asiduos al éxito son los que lideran la clasificación. Quantum está con 113 puntos, casi inalcanzable en el liderato, mientras que Azzurra de Guillermo Parada acumula 180. El Rán de Niklas Zennström es tercero con 191. Pero no hay que olvidarse de Provezza que acumula 196 tras remontar en las regatas de Puerto Portals y Menorca. Un poco más lejos, pero con alguna opción de subir al cajón, están con 207 Platoon de Harm Müller-Spreer, quien estrena en la táctica a John Kostecki en sustitución de Marcus Wieser, y el Bronenosec de Vladimir Liubomirov con 210.

Hay otra lucha que se dirime en Cascáis y es el trofeo al mejor armador-caña de la temporada. Por este título luchan Niklas Zennström, Harm Müller-Spreer y Vladimir Liubomirov. Para los tres proyectos conseguir este entorchado sería un broche fantástico a la temporada.

Cascáis se presenta como un reto diferente para todos los barcos. Pasar del Mediterráneo al Atlántico es una importante diferencia en la temporada. Y hacerlo ya metidos en el otoño también puede marcar algunas diferencias respecto al resto de la temporada. Aunque en Menorca, con el viento de tramontana, ya tuvieron un ‘aperitivo’ de lo que les puede esperar en Portugal. Olas grandes, corrientes, son cosas que en la última prueba de la temporada los equipos deben controlar.

Quantum Racing ha llegado a Cascáis con la intención de mantener la racha. Su director deportivo, Ed Reynolds, ya lo advertía recientemente. No vienen a pasearse. En Cascáis vuelve a la caña, aunque sólo será por dos días, el armador Doug DeVos. El norteamericano no estuvo en Menorca pero sí que llevó el barco a la victoria en Puerto Portals. En Portugal también está su hijo Dalton, pero los dos no van a coincidir compitiendo en el barco. El joven subirá al barco a partir del jueves y aún no se ha decidido el rol que asumirá y si compartirá la caña con Ed Baird.

En la regata de entrenamiento de hoy el ganador fue el Sled del armador norteamericano Takashi Okura. La remontada de la regata de entrenamiento, que vino precedida de dos salidas de práctica, la protagonizó Azzurra que tras hacer un fuera de línea recuperó hasta la tercera posición. Segundo fue el Rán Racing. También hicieron fuera de línea Platoon, Quantum y Provezza.

El plan para mañana es hacer dos mangas de barlovento-sotavento a partir de las 12.30 horas (hora de Portugal). La intención del Comité de Regatas es dar diez salidas durante los cinco días de competición en Cascáis, aunque el jueves o el viernes se quiere hacer un programa especial con un barlovento-sotavento y una media regata costera.

Vasco Vascotto, táctico del Azzurra, expresaba tras acabar la regata de entrenamiento: “En esta regata vamos a intentar navegar lo mejor que podamos, pero en mi caso la edad no ayuda… (decía coincidiendo con su 47 cumpleaños y con su eterna sonrisa) cuanto más viejo, navegas peor… Cascáis es un lugar excelente para navegar y yo diría que es el mejor sitio del mundo para navegar con buen viento. Somos muy afortunados de estar aquí. El nivel de las 52 Super Series es altísimo, todos quieren competir en esta regata. Estamos trabajando y estamos moderadamente contentos con el comportamiento del barco aquí. Como manejar todo lo que nos planteamos para esta regata es imposible. Claramente navegar por mantener o buscar un resultado y probar cosas nuevas no es muy compatible porque siempre arriesgas con los tests. Lo que ocurre es que hay poco tiempo entre regatas del final de un año y la siguiente y hay que trabajar ya algunas cosas para el 2017”.

Rómulo Ranieri, grinder del Quantum Racing, sostiene: “Nuestra intención es la de acabar bien el año, tendremos un poco de rotación en la caña porque estará Doug los dos primeros días y no ha regateado desde Portals por lo que hay un poco de tiempo y debe volver a la rutina. Vamos a ver cómo manejamos esta situación. Nunca es fácil porque hemos visto en el Mundial que basta una pequeña cosa para que todo se pueda complicar. Hay que ir a tope concentrados e intentar cerrar la temporada con una nueva victoria”.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios