Carlos Pich Martínez - Tomar por la Lúa

METS vale una misa Carlos Pich Martínez

"Me escapé a la sala de pensa, y sin que nadie se enfade, pero descrubrí como jegan en ligas superiores"

París y muchas otras ciudades bien valen una misa, como también merecen la pena otras cosas en esta vida. Una de esas otras muchas es el METS Trade, la feria del sector de accesorios náuticos. Dedicada exclusivamente a profesionales del sector, la feria que se celebra anualmente en Ámsterdam anualmente es de largo el evento más internacional de cuantos he conocido, Juegos Olímpicos aparte.

Nunca antes de la reciente edición había acudido al METS, y por mucho que había oído y leído me quede perplejo. Les cuento una pequeña anécdota. Acudí para colaborar con DrSails, y el día previo al inicio llegamos para montar el stand. Niebla, lluvia y frío nos recibieron en la capital holandesa, pero entramos en calor con los trabajos de montaje, en un gélido pabellón 2. Volviendo de comer me lié y accedí al recinto por al pabellón 1, que me pareció inmenso y plagado de stands. Plagado es plagado, una cantidad que me impresionó. Ya al día siguiente, en un receso voy en busca del stand de una de las marcas que adoro desde hace tiempo. Me encaminaba hacía el pabellón 1 pero me advierten: «No está en el 1. Sal del 2 y gira a la derecha, subes las escaleras, sigues recto hasta que puedas bajar otras escaleras y verás un pabellón con las empresas estadounidenses». Yo creía que el METS ocupaba los dos pabellones que había visto, pero descubrí que había… once, y con dos ya se me habían caído al suelo. Sinceramente, no sé describir la impresión que me causó.

"Las cifras que me facilitaron al concluir hablan por si solas: 1.471 empresas representadas; 6.610 personas atendiendo los stands; 15.541 visitantes únicos"

Al rato me escapé a la sala de prensa, y que nadie se enfade, pero también descubrí como juegan en ligas superiores. Puestos de trabajo bien dotados, amplios y dispuestos de ocho en ocho en enormes mesas cuadradas, amén de una larga mesa con ordenadores para quienes los precisaran. Mucha información disponible y no menos de cuatro personas para atender a los periodistas que iban pasando a lo largo de las tres jornadas.

Creo que METS es único. Su internacionalidad es abrumadora, con marcas de todos los rincones del planeta, muchas de ellas agrupadas por países. Creo que no existe otra feria mundial dedicada solo al accesorio y para visitantes profesionales. Nadie va a marear la perdiz.

Las cifras que me facilitaron al concluir hablan por si solas: 1.471 empresas representadas; 6.610 personas atendiendo los stands; 15.541 visitantes únicos, que están auditados por el sistema de control mediante lector de código de barras. El día top fue el segundo con 10.00 visitantes. Comentar que la mayoría de visitantes acude las tres jornadas, y creo que muy pocos sólo acuden una.

Un tema estrella de METS son sus galardones, que premian la innovación de los productos que se presentan para buscar el prestigioso reconocimiento. El nivel es importante y los méritos variopintos, pero todos, desde el vencedor absoluto hasta los vencedores de cada categoría, pasando por los accésits especiales, son más que merecidos. Y algunos se los toman a broma.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios