Una de las pistas de entrenamiento de la Caja Mágica durante el Mutua Madrid Open
Una de las pistas de entrenamiento de la Caja Mágica durante el Mutua Madrid Open - Belén Díaz
Mutua Madrid Open

Pistas de entrenamiento: una agenda al milímetro

La Caja Mágica cuenta con 17 pistas exteriores. Solo pueden ser utilizar diez los días de partido

Actualizado:

Detrás de cada partido jugado hay un montón de horas de entrenamiento. Un gran tenista se debe, entre otras cosas, a su buena preparación física, que viene acompañada de una chispa de talento. Goffin, por ejemplo, golpea la bola de 30 a 45 minutos tres horas antes de cada partido; y Nadal es de los que cumple rigurosamente su hora de calentamiento.

Debbie Ormston, responsable de las pistas de entrenamiento del Mutua Madrid Open, cuenta a ABC Daily cómo organiza el horario de prácticas de los jugadores. «Antes de pautar los entrenamientos debemos tener disponible el orden de juego del día, porque se adapta el cronograma por prioridad según las políticas de la WTA y la ATP», explica.

La primera prioridad que la organización tiene en cuenta son los jugadores que continúan en el torneo; después están los que tienen partido al día siguiente y por último los que fueron eliminados, pero se siguen entrenando para otras competiciones. La responsable explica que en ocasiones ceden espacios a personas que nunca han participado en la cita madrileña, pero sí en otros torneos.

Para los cabezas de series se reservan unas pistas para que puedan entrenarse, sobretodo porque en ocasiones juegan varios días después del inicio del torneo. «Rafa es uno de los que no jugó hasta ayer, pero de igual forma tiene que entrenarse, así que siempre tiene prioridad después de los que compiten ese día», señala Ormston.

Los jugadores suelen reservar la pista tres días antes, pero por la lluvia lo hacen diariamente. Según la organizadora, los días más caóticos son los fines de semana y la hora por la que todos se pelean es de 11 a 2 de la tarde. En total, la Caja Mágica cuenta con 17 pistas exteriores, de las cuales solo se pueden utilizar diez los días que hay competición.

La anécdota más interesante que cuenta Ormston involucra a la francesa Kristina Mladenovic y al austríaco Dominic Thiem. «El año pasado Mladenovic no tenía contra quién jugar y el único disponible era Thiem. Así que ella lo llamó para entrenarse juntos a pesar de que cada jugador debería entrenar con alguien de su mismo sexo. Fue muy loco, pero eran amigos y estuvieron practicando por dos días juntos», finaliza Ormston.