US Open España, en la cima del mundo

Muguruza y Nadal comparten el exclusivo hito de ser números 1 a la vez, solo dos países más lo han consegido

RafaNadal y Garbiñe Muguruza
RafaNadal y Garbiñe Muguruza - EFE

Mientras uno recupera su encanto, otra lo saborea por primera vez. Juntos hacen que España lidere el planeta tenis. Garbiñe Muguruza y Rafael Nadal son hoy los número 1 del mundo, el límite de la excelencia, el orgullo de un país que multiplica sus alegrías por dos. Un hito sin precedentes porque si bien ya hubo otros líderes españoles en la historia, nunca coincidieron en el tiempo.

[Así está el ranking WTA]

[Así está el ranking ATP]

Para subrayar la proeza, lo que tiene de exclusiva, pues solo dos países lo habían conseguido antes: Estados Unidos y Alemania. Hay que remontarse hasta 2003 para ver a dos compatriotas compartiendo trono: fueron Andre Agassi y Serena Williams. No obstante, los estadounidenses vivieron una época en que esto casi era la norma: Agassi y Lindsey Davenport en 2000; Jimmy Connors y Chris Evert, o John McEnroe y Martina Navratilova ocuparon esos puestos de forma consecutiva a principios de los años 80. Ya en los 90 llegaron Steffi Graf y Boris Becker para ondear la bandera alemana en lo más alto de ambos circuitos. Fue esta una sincronía perfecta, casi casual, pues Becker apenas fue número 1 doce semanas, no así Graf, que defiende un récord de 377 semanas.

Es esta exclusividad, entrar en este selecto club, lo que añade más valor a sus proezas individuales. Con apenas tres precedentes, ellos han conseguido ser el límite del mundo a la par. Muguruza, que confesó que ser número 1 era algo que pedía en cada cumpleaños, trabaja para mantenerse como referencia del tenis femenino. En un cuadro tan cambiante quiere ser ella la excepción, la que encadene títulos para alargar la sensación de que el ranking confirma lo que ya es en la pista: la mejor. Es la segunda española en lograrlo, después de Sánchez Vicario, en 1995. Muguruza es el presente, pero ya ha escrito su propia historia.

Aunque es consciente de que todo pasa por la regularidad, y que, como siempre, lo difícil no es llegar, sino permanecer. Bien lo sabe Nadal, en su cuarta incursión en el liderato después de que los ciclos deportivos, las lesiones y rivales como Roger Federer, Novak Djokovic o Andy Murray lo hayan apartado de la atalaya en diversas ocasiones. Se estrenó en 2008, volvió en 2010 y en 2013, y de nuevo hoy, en 2017, para alargar su dominio a las 145 semanas, y para confirmar que el tenis español está de moda, y lidera con ambición y calidad el planeta.

Toda la actualidad en portada

comentarios