US Open | Nadal-Anderson Un muro de dos metros separa a Nadal de su enésima gesta

El número uno mundial se mide hoy al gigante Kevin Anderson para llevarse su tercer US Open y sumar 16 grandes

US Open | Nadal-Anderson: 
Un muro de dos metros separa a Nadal de su enésima gesta
JAVIER ANSORENA - Actualizado: Guardado en: Deportes Tenis

Rafael Nadal tiene esta noche una oportunidad excelente para añadir una muesca a su gloriosa carrera en el tenis. El número uno mundial luchará por anotarse su tercer Abierto de Estados Unidos frente al sudafricano Kevin Anderson, un tenista sin pedigrí en las fases decisivas de los Grand Slam. Hasta esta semana, apenas se le había visto ni siquiera en los cuartos de final de los grandes torneos. Llegó y se despidió en esa ronda aquí en Nueva York en 2015, en la que había sido hasta ahora su mejor actuación en los grandes escenarios del tenis. Nadal, por tanto, es más favorito que nunca.

En este US Open, Anderson ha visto la oportunidad de su vida y no le ha temblado la mano para agarrarla. Colocado en la parte baja del cuadro, sin ningún jugador del «top 10» en su camino, ha conseguido pisar por primera vez una semifinal -en la que truncó el sueño de una final española con su victoria frente a Pablo Carreño- y ahora se estrena en una final ante el mejor jugador actual del planeta.

Él y Nadal son viejos conocidos. Son de la quinta del 86 -Anderson nació 16 días antes que Nadal- y se han batido desde niños. Lo atestigua una foto que Judy Murray, la madre del tenista escocés Andy Murray, colgó en el Abierto de Australia de 2015, donde ambos coincidieron en octavos. Es una imagen de un torneo infantil, cuando Anderson y el mallorquín tenían doce años. Posan juntos, hombro con hombro, con una media sonrisa del sudafricano y una carcajada a boca llena de Nadal. «Lo importante es que 16 años después seguimos sonriendo», dijo entonces el español.

Cuando el de Manacor salte a la pista central Arthur Ashe esta noche, sin embargo, no se le escapará media mueca de alegría. Tendrá que pelear contra un rival incómodo y contra su condición de claro favorito. «Es un jugador de máximo nivel», aseguró sobre su oponente tras vencer a Juan Martín del Potro en semifinales. «Tengo que cambiar sus ritmos y dinámicas», dijo sobre su estrategia para vencer al sudafricano, un sacador tremendo desde sus 2.03 metros de altura.

Potente y peligroso

Anderson, número 32 del mundo, es un muro más complicado de lo que se podría pensar. Su posición en el ranking no representa el tenis sólido que ha jugado en Nueva York, y, aunque hoy pierda, saldrá cerca del «top 15». Las lesiones han frustrado su evolución. El año pasado, por ejemplo, estuvo fuera de juego por problemas en su cadera, de la que estuvo a punto de operarse.

El saque, favorecido por esos 203 centímetros, es el bastión de su juego. De los 111 juegos en los que ha servido en este US Open, solo le han roto el saque en cinco ocasiones (dos de ellas en las semifinales con Carreño). Sus misiles sobrepasan con facilidad los 200 kilómetros por hora. Además, su juego de fondo se ha mostrado consistente, como sufrió el tenista asturiano en la anterior ronda, que no pudo contener derechazos con mucho ángulo. Viene, además, lleno de confianza y sin nada que perder. «Nadal es uno de los mejores competidores de la historia del deporte, punto», sentenció tras ganar las semifinales sobre su rival de esta noche. «Es un luchador increíble, que domina la pista muy bien. Tengo que tratar de ser dominador y controlar».

«Es, probablemente, el partido más importante en lo que me queda de este año», reconoce Nadal, que está jugando a un nivel formidable y que hoy podría conseguir su segundo grande este año, tras el décimo Roland Garros. Además, se ha anotado otros tres títulos: Montecarlo, Barcelona y Madrid. De Nueva York saldrá con su número uno todavía más consolidado y con una distancia mayor frente a Federer en la Carrera de Campeones. Y, si se cumplen los pronósticos, le pisará los talones en la pugna por ser el tenista con más grandes. El suizo contabiliza diecinueve y Nadal podría levantar su decimosexto.

Toda la actualidad en portada

comentarios