Djokovic, eliminado en Madrid por Edmund
Djokovic, eliminado en Madrid por Edmund - REUTERS

Mutua Madrid OpenOtro adiós prematuro de Djokovic

El serbio, que no termina de despegar, pierde contra Kyle Edmund (6-3, 2-6 y 6-3) en la segunda ronda del Mutua Madrid Open

Actualizado:

En este viaje al pasado, Novak Djokovic combina tardes aceptables con derrotas muy sonadas, eliminado también de forma prematura en el Mutua Madrid Open. Esta vez se despidió en segunda ronda, eliminado por Kyle Edmund (6-3, 2-6 y 6-3) en un duelo que se prolongó durante una hora y 42 minutos. En miércoles, demasiado pronto, el torneo español pierde a un doble campeón aquí, aunque no hay ni rastro de ese tenista.

Djokovic se está acostumbrando a sufrir, exigido ahora por cualquier oponente al que antes, no hace tanto, aniquilaba con una facilidad asombrosa. Parecía esta vez que se entonaba, y más después de igualar en el segundo set la batalla, pero el ahora 12 del mundo es un competidor más del pelotón, un humano cualquiera.

Oxigenado con su victoria del lunes ante Kei Nishikori, una tarde más que aceptable, Djokovic se enredó en su segundo encuentro en Madrid, sorprendido por la electricidad de un tenista que asoma por la zona noble y tiene cosas interesantes. Edmund, 22 del mundo en la actualidad, rompió tres veces el saque del balcánico en el primer set y se lo apuntó por 6-3, dispuesto a ser el hombre del día de la Caja Mágica.

Ese tortazo, sin embargo, despertó a Djokovic, que quebró de inmediato en el segundo parcial y lo resolvió con cierta autoridad, mucho más entonado sin que tampoco el nivel fuera como para tirar cohetes. Por lo menos, pensó, el encuentro se había igualado y la inercia era positiva, eso parecía.

Quedó un partido completamente nuevo, todo o nada en el tercero. Y Djokovic tuvo una oportunidad tremenda cuando en el quinto juego dispuso de un 0-40 a su favor, tres pelotas para 3-2 y saque. Las desperdició de mala manera y dio aire al británico, buen pegador y con una buena dosis de orgullo.

El epílogo fue decepcionante para Djokovic, que se pegó un tiro en el pie cuando sacaba para igualar a cuatro. Concedió demasiado a Edmund y a este se le abrió el cielo, muy seguro al cerrar la victoria con un juego en blanco. El inglés jugará ahora con Goffin, mientras que Djokovic sigue en el rincón de pensar.