Tenis

El descanso sanador de Nadal

Tras tres semanas de vacaciones, el tenista español vuelve a los entrenamientos pensando ya en una exigente temporada en 2018

Actualizado:

La imagen de un Nadal cojeando ostensiblemente, pero aún así ganándole un set y plantándole cara a Goffin en la Copa de Maestros quedará como una de las fotos del año en el circuito tenístico. Es la prueba, una más, de que Rafa Nadal nunca se rinde, de que incluso con una importante merma física, es capaz de competir al máximo nivel. Pero los dolores eran tan intensos que el español tuvo que decir basta, porque de lo contrario hubiera corrido peligro de que la lesión fuera aún mayor. Veinte días han pasado desde ese trance, y Rafa Nadal continúa con su rehabilitación, que más allá de la terapia para rebajar la tendinitis en su rodilla, la cosa no tiene mucha más ciencia que descansar lo máximo posible para llegar al torneo de exhibición de Abu Dhabi (28 al 30 de diciembre) en buenas condiciones físicas y luego poder afrontar la preparación para el Abierto de Australia, con Brisbane como primera parada en el camino del balear.

«No acabé la temporada de la mejor manera posible pero hubiera firmado el año que he hecho antes de empezar. Mi rodilla no tiene que estar a punto ahora. El objetivo es dentro de un mes», dijo este lunes en Telefónica Flagship Store, en Madrid, donde presentó un juego de realidad virtual protagonizado por él.

Nadal explicó que hoy regresará a los entrenamientos e intentará «hacer lo correcto para estar listo» para el inicio del nuevo curso. «Terminé la temporada con lesiones y hace falta que pase tiempo para que me recupere bien, es por esto por lo que me he tomado unas semanas de descanso. Necesito empezar de nuevo. Intentaré jugar en Abu Dhabi, Brisbane y Australia. Esa sería la situación ideal y voy a intentar hacer que pase», apuntó.

A pesar del prematuro adiós en el torneo de Maestros, Nadal ha firmado una temporada para enmarcar con seis títulos, dos de ellos de «Grand Slam», en Roland Garros y el US Open, y el regreso al primer puesto del ranking en agosto y que ha sabido mantener hasta final del ejercicio. «Estamos en un mundo que es totalmente resultadista y cada uno hace su camino. Cuando uno siente que tiene que hacer las cosas de una manera y no van bien pues entonces tiene que tomar decisiones a la hora de corregirlas. Este año he jugado 18 torneos, que son muy pocos», añadió Rafael Nadal.

«Ha ido todo bien»

«Fuera de los obligatorios he jugado solo tres: Barcelona, Brisbane y Pekín. He jugado prácticamente solo lo que me manda el calendario habitual, lo que pasa es que se han jugado muchos partidos, y por suerte ha ido todo bien», resaltó. El jugador también habló del suizo Roger Federer de quien resaltó su «fantástico año». «Es un éxito por su parte, lo que ha conseguido es muy difícil. Jugando tan poco, tener la capacidad de ganar prácticamente cada vez que vuelves a jugar tiene un riesgo muy grande», dijo.