Real Madrid

El vestuario se conjura

Los jugadores dieron un golpe de responsabilidad para superar la mayor crisis desde hace dos años

Actualizado:

Vapuleados por tirios y troyanos, por la prensa nacional y la extranjera, por sus enemigos y hasta por sus defensores otrora acérrimos, los futbolistas del Real Madrid asumieron la responsabilidad que se les ha exigido desde todos los frentes y tras el fracaso de la Copa reaccionaron en una de las salidas más difíciles de la temporada, Mestalla, con una goleada que es un bálsamo de tranquilidad. Los cuatro días de fusilamiento universal tuvieron como respuesta la conjura del plantel madridista para conseguir dar este golpe sobre la mesa en un estadio siempre complicado.

«Lo mejor tras un mal partido es que teníamos otro a los tres días para cambiar la situación y mis jugadores han sabido sobreponerse a todo y demostrar su nivel», destacaba Zidane al analizar la capacidad de superación de su vestuario.

La BBC reapareció en el once titular, no lo hacía desde el clásico del 23 de abril del campeonato anterior, y Cristiano anotó dos dianas de penalti. El portugués alcanzó los ocho goles en la Liga y los veinte en esta campaña tan extraña para él y para sus compañeros. Kroos firmó un bonito tanto. Y el golazo de Marcelo, en una jugada de genio, fue celebrado por Modric y Casemiro con abrazos efusivos que reflejaron la tensión acumulada durante todos estos días. Las emociones explotaron dentro y fuera del césped. «Los goles de Marcelo y de Kroos se han producido en buenas paredes con Asensio y Kovacic, los cambios han funcionado perfectamente», señalaba su jefe, para rematar: «Hemos recuperado la fe».

Los abrazos efusivos de Marcelo, Casemiro, Lucas, Modric, Carvajal y Nacho eran la demostración de una tensión acumulada que explotó cuando las cosas salieron bien por fin

El entrenador aprovechó los estallidos de clase de sus pupilos para demostrar que el problema del Real Madrid no era su estado de forma, sino su inseguridad mental: «El grupo se encuentra muy bien físicamente, lo hemos visto con los goles que marcamos al final. El problema era de cabeza y ese es el peor, porque el otro se supera con entrenamiento, pero cuando la cabeza no te da confianza no es fácil superar la situación. Hoy hemos jugado con confianza y hemos alcanzado una victoria muy importante en un campo muy difícil, ante un rival que ha hecho una Liga fantástica y que se encuentra delante de nosotros en la clasificación».

Modric apoya a Zidane

Un líder del vestuario conjurado, Luka Modric, salió a la palestra después de la goleada para realizar una defensa rotunda de su técnico. No hablaba solo en su nombre. Sus declaraciones expresaron claramente la posición general de los veteranos que han conquistado ocho título con el francés: «Me parece una locura poner en duda al entrenador, con todo lo ha ganado en esta casa. No me lo puedo creer que se hable del míster». El club nunca ha puesto en duda al preparador, pero el director del fútbol madridista dejaba entrever que son los jugadores los máximos responsables. Carvajal corroboró a Zidane en el capítulo de la buena forma física de la plantilla: «Ese no era el problema, era un problema de resultados». Los Ultras Sur fueron la única noticia mala, externa, en la tarde de la conjura interna del plantel.

.