Real Madrid

Marcaje al hombre sobre las estrellas del PSG

Nacho se encargará de Neymar, Varane de Cavani y Ramos ayudará a Marcelo en el objetivo de frenar a Mbappé

Actualizado:

El Real Madrid recibe hoy a la Real Sociedad con la mirilla colocada para disparar al corazón del París Saint Germain. Zidane ha trabajado la unidad del grupo y ha ensayado toda la semana la estrategia que aplicará frente a un enemigo definido por el estrellato de su tridente goleador, formado por Neymar, Cavani y Mbappé. Ha planificado dos sistemas, el ofensivo y el destructivo, con tres puntos fundamentales: habrá vigilancias individuales sobre los tres delanteros de Emery. Nacho marcará a la figura del conjunto parisino. Varane se zafará con el ariete uruguayo. Y Ramos ayudará a Marcelo, el defensa que arriesga al ataque, en el objetivo de clavar a Mbappé, un extremo que penetra hacia dentro en su misión de encontrar a Cavani.

Neymar: Nacho tiene uno de los cometidos más difíciles de la temporada: anular al jugador más caro del mundo. Todo el planeta estará pendiente de su marcaje. Un reto para consagrarle a escala internacional.

Mientras Kane se ofrece al Real Madrid, el equipo trabaja en ganarse la consideración en la Champions. El trabajo ensayado en Valdebebas soluciona los intercambios de banda entre Neymar y Mbappé sin persecuciones personales. Nacho presionará en esa hipótesis al joven delantero francés mientras Ramos y Marcelo se toparán con el exbarcelonista. Los defensas cortejarán a su atacante si no ejecuta un cambio de banda y lo que intenta es jugar entre líneas por el centro del campo. Esa es la trampa que Zidane ha estudiado para atajarla sin concesiones. En esos casos, Modric, Kroos y especialmente Casemiro deberán esta atentos con el fin de taponar los flancos ante la marcha de su lateral detrás de Neymar o Mbappé.

El engaño de Emery

Es una acción de engaño ofensivo que Emery ordena estratégicamente. «Ney» se sitúa como interior en bastantesocasiones, suscita la persecución del defensa y provoca el pasillo en la banda huérfana del adversario.

Maniatar a Cavani: la rapidez y la anticipación de Varane ante la eficacia y la experiencia de Cavani. El francés es el mejor defensa madridista por alto y deberá impedir el cabezazo letal del uruguayo.

Casemiro será el quinto hombre real de la retaguardia del Real Madrid. Estará al quite de las «marcas» individuales que ejercerán Nacho, Varane y Ramos. El brasileño jugará verdaderamente como un tercer central, por delante de la línea dirigida por el capitán. Tendrá más frentes que nunca. Pero los dos interiores, Modric y Kroos, habrán de ayudar en esa labor, porque Casemiro no podrá apagar todos los fuegos a la vez. Las subidas al ataque de Marcelo tendrán que ser cubiertas por Ramos, Kroos y el medio centro suramericano en un reparto rotatorio de funciones.

El ensayo en casa

Zidane hará hoy una segunda probatura, tras el fiasco ante el Levante, del partido soñado ante el PSG. Será el primer ensayo en el Bernabéu. Hará un par de cambios con el fin de dar descanso aciertos titulares, pero los suplentes han participado también en la táctica que utilizará en la Champions.

Anular a Mbappé: Ramos será el apoyo de Marcelo, que asciende constantemente al ataque, para frenar al joven extremo. La sabiduría frente al tercer futbolista más caro del planeta, 150 millones.

La Real Sociedad será la prueba de un esquema válido para todos los encuentros, pues el Madrid presionará desde arriba. «Si todos los partidos se jugaran con este sistema habríamos ganado más puntos, otra cuestión es que no puedes morder así los noventa minutos», destacaba ayer un hombre que trabaja con el grupo.

El Real Madrid necesita vencer esta noche en la Liga para, confirmar su posición entre los cuatro primeros clasificados, y no deja de pensar en el PSG. No se pueden matar dos pájaros de un tiro y Zidane alecciona a sus hombres en la necesidad de vencer, consolidar la confianza interna y llegar a la Champions con la tranquilidad de haber hecho las cosas bien antes del sumo desafío continental. Otro tropiezo a escala nacional haría daño psicológico a un grupo que ha pagado esta temporada el problema que señala su entrenador: «La irregularidad». Su meta es ser regular en la Copa de Europa.