Vinicius celebra un gol con el Flamengo
Vinicius celebra un gol con el Flamengo - EFE
Fichajes

El Real Madrid no quiere precipitarse con Vinicius

El joven fichaje blanco deslumbra en el Flamengo y en julio ya puede jugar en la Liga. Pero club y jugador prefieren ser cautos y que termine 2018 en Brasil

Actualizado:

El pasado mes de diciembre, después de bajar el telón a la temporada de su estreno en la primera plantilla del Flamengo, Vinicius Jr. eligió iniciar sus vacaciones en la ciudad y el club que había pagado por él más de cuarenta millones de euros: «Es un chico muy educado y alegre. Algo tímido al principio, pero enseguida se suelta», detalla uno de los empleados del club blanco que ejerció de cicerone durante la estancia de Vinicius en Madrid.

Acompañado de su padre, su hermano pequeño, su tío y Lucas Mineiro, su representante, el futbolista conoció la ciudad deportiva de Valdebebas, las zonas más populares de la capital, y los lujosos barrios de La Finca y la Moraleja donde habitan la gran mayoría de los jugadores del Real Madrid. Como fin de fiesta, asistió al clásico antes de marcharse a Orlando, donde pasó la Navidad junto al resto de su familia. Fue una visita fugaz, de apenas tres días, para tomar contacto con la que será su nueva casa muy pronto. Quizás desde este mismo verano, cuando en julio cumpla los 18 años y ya pueda vestirse de blanco sin temor a una sanción de la FIFA, aunque en el Real Madrid la idea es no precipitar los acontecimientos. Saben que con Vinicius tienen en su poder el mayor talento sub 17 del fútbol mundial, y cada paso a ejecutar hay que medirlo minuciosamente: «Está en la edad más decisiva en su formación. Hay que actuar con prudencia y sensatez. Un jugador así aparece cada quince o veinte años. Sería estúpido estropearlo por tener prisa», esgrimen en el club blanco.

La hoja de ruta del Real Madrid coincide con la de su actual equipo, el Flamengo. Formado desde los cinco años en la Escolinha Fla Sao Gonçalo, la cantera del equipo carioca, Vinicius siempre ha jugado en categorías por encima de su edad, gracias a sus asombrosas cualidades y su portentoso físico: «De pequeño le llamaban el Dueño, porque siempre tenía el balón en su poder. Es un "garoto" (chaval) muy hábil, rápido, corpulento, de notable tren inferior, con un numeroso repertorio de regates, goleador, buen cabeceador y con manejo de ambas piernas, aunque sea diestro», explica Vene Casagrande, reportero de Esporte Interativo, uno de los canales de televisión de fútbol más importantes de Brasil.

Un adelantado

Con 13 años, Vinicius ya jugaba con la selección sub 15, y su cláusula era de 30 millones de euros: «El Barcelona estuvo tres años detrás de él, pero cuando tenía casi todo atado, apareció el Madrid y acabó firmando por ellos», detalla Luis Augusto Mónaco, uno de los periodistas más prestigiosos de su país: «Ahora gana 120.000 reales al mes (30.000 euros), más que Neymar o Gabriel Jesús con su edad. Además también tiene mejores números en cuanto a goles y asistencias. Y su exhibición en Chile el pasado año fue alucinante. Solo le veo un pero. En ocasiones se pierde con recursos innecesarios en momentos inoportunos, como le pasa a Neymar. Me refiero a tirar un caño, una "lambretta", una pisada de balón de más...».

Mónaco habla del Sudamericano sub17, celebrado en Chile hace doce meses, un campeonato que Brasil ganó abusando de sus rivales, con siete goles de Vinicius, pichichi de la competición y nombrado mejor jugador del torneo. Aquel torneo supuso su salto definitivo al primer equipo del Flamengo, con el que aún no se ha hecho con la titularidad, pero cuyas apariciones copan portadas de periódicos y programas deportivos: «Él tiene muy buena cabeza. Sus padres y las personas de su máxima confianza han sabido guiarlo con el camino correcto. No es un brasileño alocado tipo Ronaldo, Ronaldinho o Neymar. Es un "garoto" familiar, tranquilo y elige el fútbol antes que la fiesta», detalla Vene Casagrande.

Clásicos del fútbol brasileño, como Tostao o Zico, hablan maravillas de él pero exigen serenidad y calma, sobre todo con la crítica más ácida, que aprovecha la mínima ocasión de debilidad de Vinicius para cuestionar su valía: «Necesita más continuidad y una serie de partidos como titular para explotar todas sus virtudes. Es un jugador capacitado para cambiar él solo un partido, pero no se le puede dar toda la responsabilidad. Solo tiene 17 años. Está aún en proceso de formación».

Doblete sonoro

Su estreno en la Copa Libertadores, la pasada semana, no pudo ser más prometedor. Desde el banquillo, salió con 1-0 a favor del Emelec ecuatoriano para darle la vuelta al marcador con un doblete de YouTube. Dos golazos que no modifican su idea ni la del Real Madrid: «Quiero quedarme hasta final de año y pelear por ganar la Copa Libertadores», asegura el futbolista.

Vinicius no es extremo puro ni tampoco un delantero centro al uso, sino una mezcla de ambos como lo fue Cristiano Ronaldo. Por eso juega escorado a la banda izquierda, a pierna cambiada, aprovechando su velocidad y su ataque a los espacios, pero también se mueve en el área cuando la situación del partido lo requiere. Su mayor arma es el regate en carrera y la zancada larga, dotes técnicas que explota con asiduidad para superar marcar y rivales Por ahí recuerda al actual Neymar y al viejo Cristiano, pero la diferencia es que lo hace desde que solo tenía 16 años. Un talento aún más precoz que brasileño y portugués, sus dos referentes. Así es Vinicius Jr., el garoto que desafía al tiempo.