Real Madrid-JuventusAsí fue el intenso último minuto: insultos al árbitro, roja a Buffon, y discusión Allegri-Ramos

Los jugadores también mantuvieron una agria pelea dialéctica tras el pitido final del partido por parte del inglés Oliver, centro de toda la batalla

Actualizado:

Las semifinales de la Copa de Europa comienzan teñidas de polémica. El penalti señalado contra la Juventus en los estertores del partido del Bernabéu, en los cuartos de final, suscitó una confrontación que nació en el campo, continuó en los banquillos y se extendió a las gradas. Benatia dio un empujón a Lucas cuando iba a remar en el área. pequeña ¿Era penalti, era suficiente contacto, era un empujón de pena máxima, o no? Es el quid de la cuestión.

Toda la Juventus se echó encima del árbitro, el inglés Oliver, a quin le vino muy grande el enfrentamiento. Se lo comieron los jugadores visitantes. El colegiado expulsó a Buffon por sus duras protestas. Quizá era el último encuentro del guardameta en Europa y el Bernabéu, deportivo, aplaudió al veterano mito en pleno jaleo y con los nervios de punta, porque faltaba por lanzarse el penalti. Aunque aún no sabían si Cristiano marcaría o no, los seguidores ovacionaron a Buffon.

Allegri tuvo que quitar a Higuaín para dar entrada al segundo portero, Szczesny. En el escándalo general, Allegri vio a Sergio Ramos en el túnel de vestuarios y se dirigió a él para protestar la pena máxima que decidió la eliminatoria. Ramos estaba en el túnel para animar a su equipo, porque esperaba la prórroga, y se encontró en medio de la polémica. La discusión duró seis minutos. Por fin, Cristiano pudo disparar el penalti. Suspiró, respiró fuerte, miró al cielo y colocó el balón por la escuadra.

Con diez, la Juventus sacó de centro. Intentó el gol decisivo, pero no tenía ni fuerzas ni tiempo. Cuando Oliver pitó el final de la contienda, toda la Juventus volvió a cargar contra él. Y los jugadores discutieron en el césped. Varios se dirigieron a Cristiano, autor del 1-3. Otros futbolistas mantuvieron una pelea dialéctica durante varios minutos, hasta que las aguas comenzaron a calmarse. Cuando Oliver entró en el vestuario, los hombres de Allegri le dijeron que todo. Veremos que consta en el acta.