Real MadridZidane saca las uñas: «No voy a echar mierda sobre uno o dos; la culpa es de todos»

El entrenador francés hace autocrítica a la vez que protege a su plantilla de la misma y ensalza el valor de los éxitos de estos dos años en el banquillo blanco

MadridActualizado:

Los días de vino y rosas desde que Zidane es entrenador del Real Madrid llegaron a su fin el pasado domingo en Balaídos, donde el equipo blanco toco fondo en Liga y mostró una de sus peores versiones con el galo de técnico. Un delicado momento que ha levantado una ola de críticas, ante las que Zidane saca su armadura, en su mayor defensa de la plantilla que él dirige desde hace dos años.

«Yo no voy a cambiar. Sigo necesitando a todos. Hay mucha gente que piensa que piensa que hay jugadores que están mal y les tengo que sacar del equipo, pero es al contrario. Cuando un jugador está mal, yo voy a ayudarle. Me interesa más la unidad. Yo no soy un entrenador que cuando las cosas van mal voy a echar la mierda a uno o dos. Todos estamos en el mismo barco. No voy a decir: 'la culpa la tienes tu’. La culpa es de todos, la mía la primera. Hemos hecho dos años espectaculares y agradezco que lo recuerdes en la pregunta, porque también es importante decirle a la gente que no se olvide de eso. No voy a tirar lo que hace quince o veinte días hicimos. Lo que vamos a hacer es trabajar fuerte, intentar hacer mejor las cosas. Hay gente que dice que todo es una mierda, y yo no lo creo así. Del día del Celta me quedo con las cosas buenas. Es verdad que la segunda parte no fue buena, pero no vamos a volvernos locos. Vamos a pensar que con el trabajo vamos a sacar cosas buenas».

El técnico francés no quiso desvelar el contenido de la reunión de una hora de duración que motivó el retraso de inicio del entrenamiento hasta las 12.00 horas (la cita era a las 11.00), pero su mensaje dio una idea de lo que cuerpo técnico y jugadores hablaron en el vestuario de Valdebebas: «No voy a decir lo que hablamos. La charla ha sido más larga que otra pero nada más. Lo podéis analizar como queráis, que es un momento de crisis o lo que sea, pero estamos aquí para buscar soluciones. Cuando hay cosas como lo estamos pasando, donde las cosas no pasan como queremos, la solución está en el trabajo. Yo siempre creo en esto. Lo que vamos a hacer es trabajar más que nunca, en todos los sentidos. No es una cosa física o más la cabeza. Es un poco de todos. Pero se soluciona con el trabajo. No hay más remedio que eso. La dificultad hoy es explicarles a los jugadores el mal momento después de tantos títulos. La motivación es importante, siempre hay que pasar revista y ver en qué mejorar. No es importante ahora si la Liga está sentenciada o no, sino ver qué podemos hacer para conseguir un título. Antes de llegar a ese momento hay que prepararlo desde ya, motivar otra vez a mis jugadores para que lleguen en las mejores condiciones. Cuando las cosas se ponen feas es cuando necesitamos un poco de todos».

Zidane volvió a insistir en que él es muy feliz con la plantilla que tiene, y que por eso no necesita fichajes, además de recalcar que ese pensamiento no es ningún pulso al presidente ni al club: «No voy a necesitar a nadie. Y ya está. Para que quede muy claro, no quiero a nadie. Lo digo porque creo en mi plantilla. ¿Por qué voy a pensar lo contrario en tres meses por tres o cuatro resultados malos? No voy a cambiar. Y me molesta que con vuestros comentarios digáis que quiero echar un pulso al presidente y al club. No es verdad. Soy uno más aquí, estoy de paso. Nunca echaré un pulso al club, ni a la afición ni al presidente, que me ha puesto aquí. Lo único que defenderé a muerte es a mi plantilla. Creo en lo que hago y voy hasta el final, hasta que me cambien»

El técnico francés, en un discurso ejemplar, educado y modélico, volvió a reconocer los errores del partido de Vigo, especialmente en la salida de balón y en la desorganización defensiva, sobre todo ambas cosas en la segunda mitad, y reiteró en varias ocasiones que lo importante es estar unidos de aquí al final de temporada: «Todos quieren ver ahora el lado negativo. Lo puedo entender cuando tú trabajo es escribir o hablar. La gente dice ahora muchas cosas, como que estoy contra el presidente y el club, y no me gusta nada porque no es verdad. Estoy aquí y sé que esto se acabará algún día, pero haré mi trabajo al tres mil por cien porque creo en mi trabajo y en el de mis jugadores. No tiraré la toalla por tres o cuatro partidos malos. Asumo mi responsabilidad y continuaré así hasta el final».